El peronismo ratificó que va por la sanción de la ley “anti-tarifazo”

El último intento del presidente Mauricio Macri por frenar el proyecto contra los “tarifazos” no hizo más que empujar al peronismo a intentar sancionar la ley en la sesión de este miércoles. Tras una reunión a puertas cerradas, el interbloque Argentina Federal ratificó que votará mayoritariamente a favor de la iniciativa aprobada en la Cámara de Diputados.

 

Con la ayuda de aliados ocasionales, el interbloque de Pichetto podría reunir cerca de 40 votos para vencer a Cambiemos y obligar a Macri a pagar el costo político del veto.

 

Con la sola excepción del salteño Rodolfo Urtubey, los senadores consideraron “insuficiente” la propuesta de último momento de Cambiemos -surgida del propio gobernador Juan Manuel Urtubey- para rebajar el IVA a la mitad para usuarios residenciales y en seis puntos para las pymes.

 

Así, a pesar de algunas objeciones que se verán plasmadas en la votación en particular, el peronismo se encamina a convertir en ley el proyecto para atar las subas de tarifas a los incrementos salariales y retrotraer valores a noviembre pasado.

 

Argentina Federal contará además con la ayuda de los nueve integrantes del Frente para la Victoria-PJ, los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Eugenia Catalfamo, el porteño Fernando “Pino” Solanas y la rionegrina Magdalena Odarda. Con ese nivel de adhesión, el peronismo ya está en condiciones de superar numéricamente a Cambiemos, que tiene 25 miembros.

 

Hacia adentro, el peronismo buscó minimizar el planteo de Urtubey, que apoya la propuesta del oficialismo. Tras la reunión de interbloque, Urtubey mantuvo otro encuentro con Dalmacio Mera -su primo, además de compañero de bloque-. El senador por Catamarca podría seguir los mismos pasos, o sólo votar en contra de algunos artículos del proyecto.

 

Puntualmente, genera resistencias el “carácter unitario” del artículo 17, que indica que la ley “no afectará las regulaciones vigentes en las provincias, los municipios y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en función de sus facultades jurisdiccionales respecto de los servicios públicos de su competencia y titularidad”.

 

En paralelo, el propio Macri recibía a integrantes del interbloque Parlamentario Federal: los salteños Juan Carlos Romero y Cristina Fiore -votarán en contra, al igual que Urtubey-, los neuquinos Guillermo Pereyra y Lucila Crexell, y el santafesino Carlos Reutemann que votarían en el mismo sentido.

 

 Cuál será el orden de la sesión. El bloque de senadores del Frente para la Victoria-PJ, presidido por Marcelo Fuentes y referenciado en la expresidenta Cristina Kirchner, pidió modificar el orden de los temas de la sesión de este miércoles, para que el proyecto que pone un límite a la suba de tarifas sea tratado en primer lugar.

 

En la convocatoria a sesión especial, figuran en primer término una serie de acuerdos para cargos judiciales, y luego los tres proyectos que reducen el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) de simplificación y desburocratización del Estado.

 

Por eso, Fuentes envió este martes una nota a la vicepresidenta Gabriela Michetti, con el fin de invertir el temario y que el proyecto sobre tarifas pase al primer lugar. El pedido se resolverá este miércoles a las 11 en una reunión de Labor Parlamentaria, donde se definirán los detalles de la sesión, que se prevé extensa.

 

La CGT amenaza con un paro nacional. La CGT resolvió posponer la reunión de Consejo Directivo que tenía prevista para hoy, a la espera de definiciones sobre el posible veto del presidente Mauricio Macri al proyecto opositor que pone techo al aumento de tarifas de servicios públicos. La conducción cegetista postergará la definición sobre los pasos a seguir, en medio de la interna entre los sectores que promueven el diálogo con el Gobierno y los que quieren un paro general.

 

De esta forma, la postergación del encuentro de la cúpula cegetista también obedece al malestar que generó en algunos sectores, en especial en los “gordos” e “independientes” que manejan los grandes gremios, la movida de los Moyano y su ahora aliado jefe de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, de intentar llevar de regreso a la CGT al poderoso gremio de docentes de CTERA.

La iniciativa había sido anticipada semanas atrás por Yasky y apunta que el sector cegetista más opositor al macrismo (integrado por Pablo Moyano y el bancario Sergio Palazzo, entre otros) pueda sumar mayor cantidad de votos para las elecciones de autoridades del 22 de agosto y así impedir que los más dialoguistas, “gordos”, independientes y las 62 Organizaciones Peronistas se impongan en el congreso normalizador.

En la reunión de “mesa chica” de la semana pasada, los dialoguistas habían logrado poner paños fríos y postergar para este miércoles la reunión de Consejo Directivo que los más “combativos” quieren realizar para imponer allí la moción de convocar lo antes posible a un paro general contra los aumentos de tarifas, la reforma laboral y el acuerdo con el FMI.

 

 

SanLuis24 Redacción Buenos Aires