El presunto doble femicida chaqueño no será acusado por violación

Cristian Sabalich, el carpintero chaqueño detenido el miércoles al mediodía en la localidad de Quines sumó un nuevo elemento que descomprime su situación: el informe de las autopsias a los cuerpos de Magdalí Romero –novia del presunto asesino-, y Elizabeth Florencio indican que no hay signos de abusos sexuales.

 

Con la confirmación de que no existió un delito sexual y posible móvil, Sabalich será indagado mañana por la fiscal Liliana Lupi una vez que los investigadores chaqueños concreten el traslado desde San Luis, algo que probablemente se concrete en las primeras horas del sábado.

 

El Instituto de Medicina y Ciencia Forense de Chaco emitió el informe preliminar de las autopsias. Si bien descartó los abusos, reveló detalles escalofriantes de cómo fueron asesinadas las jóvenes de 22 y 18 años en la localidad chaqueña de Quitipili: el o los autores de los asesinatos usaron un cuchillo con un filo tal que prácticamente dejó las cabezas de las mujeres desprendidas de sus cuerpos por la profundidad y longitud del tajo que les hicieron para degollarlas.

 

Sabalich es el principal sospechoso que tiene la fiscal Lupi desde el momento del hallazgo de los cadáveres, el fin de semana pasado. Pero el hombre ya no estaba en la provincia cuando ordenaron su detención y por eso la representante del Ministerio Público pidió su captura a nivel nacional e internacional.

 

El asunto fue más fácil de lo que quizás esperaba la funcionaria: Sabalich fue apresado en una calle lateral de la zona Estación de Quines, donde hay una canchita de fútbol. Según los investigadores, el carpintero le mandó a sus familiares una foto del pasaje con el que viajó a San Luis el 28 de marzo. Esa es su principal coartada junto con los llamados que se extraerán de su teléfono celular, secuestrado por los policías de Quines.