El rector de la UNSL cumple su segunda semana de aislamiento, luego de haber dado positivo para Covid-19

Audio: Víctor Moriñigo, rector de la Universidad Nacional de San Luis

El rector de la Universidad Nacional de San Luis, Víctor Moriñigo, aseguró que está “bien de salud” y cursa la segunda semana de aislamiento tras dar positivo de coronavirus.

Moriñigo contó, en declaraciones a Radio Ciudad, que su familia, con la que convive, también dio positivo. Su esposa atravesó una gripe muy fuerte y sus tres hijos son asintomáticos.

La autoridad universitaria detalló que “el miércoles (de la semana anterior) empecé mi agenda normal y me sentí un poco resfriado; el jueves hice la agenda de nuevo y ahí empecé a sentir un poco de dolor de cuerpo, como si fuera una gripe muy tenue; el jueves por la tarde dejé de ir a la Universidad y suspendí la agenda del viernes, la cual hice desde mi casa vía zoom”.

A partir de los primeros síntomas, el rector hizo fila en el centro de salud de Juana Koslay, ciudad en la que reside, para realizarse el testeo que “el lunes al mediodía me informaron que fue positivo”.

El sábado, mismo día en que Moriñigo se realizó el testeo, “cayó mi señora engripada muy mal, con una gripe muy fuerte, con síntomas que yo no había tenido”.

“Inmediatamente se disparó un protocolo que está funcionando muy bien desde la Universidad, que es la visita de una unidad de urgencias que tenemos nosotros de visitas de Covid a través de la obra social y nos empezaron a medicar”, relató.

A raíz de la trazabilidad del caso positivo del rector, se establecieron 70 personas como contactos estrechos que “solo dos dieron positivo y hoy se siguen asistiendo a los casos de esas personas y vienen evolucionando bastante bien”.

Moriñigo indicó que el virus superó sus expectativas y que tuvo “un cansancio que jamás he tenido, un decaimiento general, en donde uno comúnmente cuando pasa un periodo gripal a los 3 o 4 días se te va, esto es sostenido y muy profundo”. Y agregó que “es una semana definitoria donde los síntomas comienzan a irse y muestra un poco la salida, pero me dijeron que el tema del cansancio va a continuar quizás durante meses”.

Y concluyó que el mensaje hacia la sociedad es “tener mucha paciencia pero que hay que cuidarse como se inició en marzo. Yo era de los que opinaban que era una gripe y solo había que resguardar a las personas del grupo de riesgo y esta semana me di cuenta que me equivocaba, hay que evitar que nos contagiemos todos, tengamos o no riesgos porque la verdad que se la pasa muy mal y la cabeza de uno empieza a funcionar y más cuando ve los daños que le provoca en su propia familia”.