El salario mínimo cubre menos porcentaje de un alquiler que a principios de año

Un relevamiento revelaba que en enero alcanzaba para pagar casi un 95 % de un monoambiente en CABA y hoy apenas supera el 90%.

Los alquileres en la Ciudad de Buenos Aires, en mayo, aumentaron un 7,5% en los monoambientes, 3,1% para los de 2 ambientes y 9,3% en los de 3 ambientes con respecto al mes anterior, de acuerdo al último informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO).

Además, en los últimos doce meses, el costo de un monoambiente creció un 65,4%, mientras que en los departamentos de dos ambientes la suba fue de 66,7% y de 70,0% en los de 3 ambientes. Por otro lado, el último dato de inflación muestra que, para abril, la variación interanual de los precios fue de 58,0%.

La entidad señaló, también, que el Salario Mínimo, Vital y Móvil, de $38.940 en el mes analizado, alcanzó para cubrir el 90,6% de los $43.000 que representa la mediana de los monoambientes en el distrito porteño.

La mediana de las ofertas de departamentos de dos ambientes fue de $50.000, y de los de tres ambientes $76.500. Desde el CESO subrayaron que, en cada categoría, los precios varían en función de otras características propias (tales como antigüedad, si posee cochera, etc.) y de su entorno (infraestructura, disponibilidad de transporte, cercanía a centros comerciales entre otras).

Relevamiento del Índice para Contratos de Locación

Por otro lado, destacaron que el Índice para Contratos de Locación (ICL) que publica diariamente el Banco Central, muestra un incremento interanual de 53,9% al primer día hábil de mayo.

El centro de estudios señaló en su informe que “si bien alquilar puede implicar problemas a la hora de obtener garantías o pagar las comisiones, el costo del alquiler es la primera -y en muchos casos la mayor- barrera de ingreso”.

Por último, desde el CESO recalcaron que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los altos precios impidieron a gran parte de la población alquilar siquiera un monoambiente medio, empujándoles hacia zonas con infraestructura y servicios de menor calidad.

Fuente: Perfil