El submarino no se encuentra en la zona que la jueza ordenó Rastrear

Hoy llegó a la Argentina el buque de Ocean Infinity que buscará al navío de guerra desaparecido

“Sin novedad”. Esa fue una de las concluyentes frases que recibió la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, por parte de Prefectura Naval Argentina. El mensaje, así de breve, no encierra ninguna clave secreta. Simplemente se le informa a la magistrada que investiga la desaparición del ARA San Juan y sus 44 tripulantes que el submarino hundido no estaba en ninguna de las coordenadas que ordenó rastrillar.

El pedido, “realizado desde el desconocimiento de la causa y del lenguaje naval”, según el abogado y papá de uno de los tripulantes siniestrados, Luis Tagliapietra, estaba basado en información que había sido incorporada al expediente casi cinco meses atrás, que publicó de manera exclusiva Infobae en su momento, pero que tanto la Armada Argentina como el Ministerio de Defensa, y la propia Yáñez, ya habían descartado.

La razón de esa posición aseguraba que “los sonidos metálicos similares a los golpes contra un casco compatibles con los de un submarino”, que había registrado un sonarista –que declaró en la causa– entre el 20 y el 21 de noviembre de 2017, es decir seis días después de la desaparición del ARA San Juan, “ya habían sido investigados dando resultados negativos”.

La jueza Yáñez recibió primero de manera telefónica –esto fue hace 48 horas– y después escrita por parte de Prefectura, la notificación de que el ARA San Juan no estaba en la zona de búsqueda marcada, tal como se había encomendado.

El cuarteto ya superó el examen médico y físico de rigor y en las próximas horas embarcarán para partir en una de las misiones más conmovedoras de sus vidas: encontrar el submarino ARA San Juan y, por qué no, algún rastro de sus seres queridos.

 

Fuente: Infobae

× ¿Te ayudamos?