El video de Lucio Dupuy que demuestra los maltratos que sufría

El cuerpo de Lucio Dupuy, el nene de cinco años que fue asesinado en Santa Rosa, La Pampa, presentaba signos de que fue atacado a golpes, que incluyeron patadas, además de ser quemado y sufrir abuso sexual. Durante las últimas horas, se circuló un video en el que se lo ve al pequeño con la cara lastimada y un dedo fracturado semanas antes del crimen.

En el material, se observa cómo Lucio juega mientras atrás suyo se desarrolla una reunión. Al parecer, fue grabado en las últimas semanas del 2020 y tiene marcas de golpes en la cara y un vendaje con dos dedos entablillados en la mano derecha.

Según publicó el diario La Nación, eso es compatible con una de las lesiones documentadas en la historia clínica que revela que entre diciembre de 2020 y marzo de este año, Lucio Dupuy fue atendido en distintos hospitales provinciales por fracturas y traumatismos.

Además, el 15 de diciembre de este año el niño fue atendido por el Servicio de Emergencia Médicas (SEM) por “traumatismos de miembro superior”, uno de ellos, “superficial”. Ese mismo día tuvo un ingreso en la guardia del hospital Evita, donde le diagnosticaron una “fractura expuesta en dedo de la mano”. Sería, precisamente, la lesión que se observa en el video que circuló por las redes sociales.

El 18 de diciembre pasado, es decir, tres días después de haber sido atendido en el Evita, Lucio tuvo un ingreso en la guardia del hospital Lucio Molas, donde certificaron que había sufrido una “fractura a nivel de la muñeca y de la mano”.

La investigación, a cargo de la fiscal Verónica Ferrero, encontró escalofriantes mensajes de la sospechosa en su cuenta de Twitter, en donde se refiere a la maternidad. “¡No tengan hijos si realmente no lo desean o no lo planean como una gran meta o como lo más importante en sus vidas! No traigan pibes al mundo para sufrir, la concha de su puta madre”.

El mensaje de la mujer de 27 años, en pareja desde hacía tres años con Magdalena Espósito Valiente, de 24, no es aislado. Su perfil en esa red social, donde Abigail era activa, está repleto de mensajes sobre la vida cotidiana con su hijastro y el conflicto entre su novia y Christian Dupuy, el padre del chico, que reclamaba la tenencia desde hacía al menos un año y, según explicó él mismo -en una desgarradora carta tras la muerte de Lucio-, sospechaba que el chico era agredido.

Los últimos mensajes de Abigail estaban dirigidos a Christian. “Che, quiero aprovechar para mandarle un saludo a la persona que le está pasando mis tuits al papá de Lucio, jaja. Gracias porque logran que esté cada vez más lejos del nene y con lo mal que le hace nos hacen un favor”, escribió.

Fuente: LMNeuquén