Elon Musk pone en espera la compra de Twitter ¿Se arrepintió?

Elon Musk anunció en su cuenta de Twitter que iba a suspender de manera temporal el acuerdo con la red social del pajarito porque primero quería asegurarse de que las cuentas falsas y de spam solo representaran el 5% de los usuarios en la plataforma.

El magnate parece que no está tan convencido de seguir con la compra de la red social del pajarito y decidió poner en pausa el acuerdo.

Recordemos que el mes pasado, la junta directiva de la compañía había aprobado que Musk adquiriera Twitter por 44 mil millones de dólares, plata que al parecer el magnate no tiene tan al alcance, ya que estaría buscando conseguir financiación para completarla. Pero, ¿se echó para atrás por esto? Según lo que compartió en su cuenta de Twitter, el CEO de Tesla y SpaceX pausó el acuerdo hasta que la red social ofrezca “detalles que respalden el cálculo de que las cuentas falsas/spam representan menos del 5 % de los usuarios“, datos que había dado Twitter a principios de mayo.

Luego de tuitear esto, Musk aclaró que “todavía está comprometido” en la compra. Este mensaje pudo ser para tranquilizar a varias personas, ya que las acciones de Twitter retrocedieron un 20% en los intercambios electrónicos previos a la apertura de la bolsa de Wall Street. Estaban alrededor de los 36 dólares, muy por debajo de los 54,2 dólares por acción que había propuesto el magnate en abril. Por el lado contrario, las acciones de Tesla, las cuales iban a ayudar a Musk para financiar la compra de Twitter, subieron un 5%.

Otra casualidad es que esta pausa llega justo un día después de que el CEO de Twitter, Parag Agarwal, despidiera a dos altos ejecutivos, el jefe de producto Kayvon Beykpour y el líder de productos de ingresos, Bruce Falck. Al parecer, estos despidos son parte de una estrategia de Agrawal para “llevar al equipo en una dirección diferente“, según dijo Beykpour en un tweet.

Por un lado, Jay Sullivan, vicepresidente de consumo de Twitter, reemplazará a Beykpour y por el otro se abrirá una búsqueda para el puesto de Bruce Falck. Sin embargo, eso no es todo. Si bien Agrawal había asegurado que no planeaba realizar ningún despido, en un mail que les envió a los miembros del personal anunció que la compañía había congelado las contrataciones (exceptuando las destinadas a “roles críticos para el negocio“) y está recortando los gastos.

Recordemos que Elon Musk había dejado en claro que, una vez que sea dueño de Twitter, sus principales prioridades iban a ser eliminar de la plataforma las cuentas falsas, bots y spam, además de promover la libertad de expresión para los usuarios.

En cuanto a los bots, Twitter había asegurado a principios de mes que las cuentas falsas representaban menos del 5% de usuarios activos y monetizables en la plataforma durante el primer trimestre del año. Que Musk ponga en pausa la compra por esto puede significar dos cosas: que no confíe en la veracidad de esos datos y quiera tener un porcentaje preciso o que sea un número mayor al que esperaba y que use esto como una táctica para reducir el precio de la adquisición o directamente retirarse de la compra.

Twitter reconoció en una documentación registrada ante la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos que “existen desafíos inherentes al medir el uso y la participación” de la gran cantidad de cuentas totales de la red social en el mundo, añadiendo que las métricas pueden verse afectadas por los esfuerzos para reducir la actividad maliciosa en el servicio, incluido el spam, bots y las cuentas falsas. Lo que significa que ese 5% “puede no representar con precisión la cantidad real de dichas cuentas”, así que la cantidad real de cuentas falsas o spam activas “podría ser más alta de lo estimado”.

Si Elon Musk quiere retirarse del trato no le va a ser tan fácil. El acuerdo de compra incluye una tarifa de mil millones de dólares que el magnate tendría que pagar si rescindiera el trato, aunque no quedaría claro cómo se aplicaría esa cláusula si Musk demostrara que las cifras de usuarios de Twitter eran incorrectas. Si el financiamiento de la deuda de Musk está intacto, Twitter también podría obligar al multimillonario a que pague lo que debe.

Ahora, ¿por qué Musk no querría comprar Twitter? Después de insistir tanto para ser el dueño de la red social, el magnate se comprometió a usar su fortuna personal para financiar el acuerdo de Twitter. Este plan no funcionó como quería, ya que recientemente cayeron los precios de las acciones, incluidos los de Tesla, empresa que tuvo una baja de acciones de casi un 30% en el último mes. Ante esto, Musk está vendiendo acciones de Tesla y las está poniendo como garantía de préstamos personales para recaudar efectivo.

Según The New York Times, si se llegara a concretar un acuerdo, los desafíos comerciales en Twitter podrían obligar a Musk a utilizar más sus acciones en Tesla para tapar posibles agujeros financieros. Y cualquier problema en la empresa de automóviles que hiciera que sus acciones cayeran lo suficiente podría desencadenar cláusulas en los préstamos personales de Musk, lo que afectaría su capacidad para invertir en Twitter.

Fuente: Cultura geek