Empate que duele

Lo tuvo mano a mano Pratto, Zapata tapó un gran tiro libre de Quintero, entró Scocco y ni cerca estuvo del gol, ni él pudo romper el cero de la noche en Núñez. River fue, empujó, atacó, merodeó el gol, había olor a conversión, pero Independiente Santa Fe fue duro, estuvo concentradísimo, nunca levantó la guardia, defendió con todo y se llevó un puntazo del Monumental. Que duele porque se cortó la racha de cuatro triunfos seguidos y porque pintaba para que siguiera el envión.

River mereció llevarse la victoria en el ST, sin estar en un alto nivel. Empujó y llegó, aunque sólo una vez dejó cara a cara a un jugador propio contra Zapata, fue cuando Pratto falló en la definición. Después, muchos lanzamientos y juego cerca del área rival, sin punch. Gallardo metió a su salvador Scocco y Nacho ni chanes tuvo; y Quintero, que no estaba concentrado y entró de urgencia por De la Cruz, tuvo un muy buen arranque cuando entró por Nacho, dejó solito a Pratto, metió un gran tiro libre, pero se fue apagando.

El equipo colombiano de Goyo Pérez no se achicó nunca. Metió fuerte, no se achicó, tuvo más personalidad que fútbol. Y en algún ataque pudo embocarla, cuando después de una pelota aérea Armani se vistió de héroe. También pudo perderlo cuando se equivocó el arquero y el Pity no tuvo la puntería que venía teniendo, sólo apareció por momentos.

Final con caras largas por el empate, que no es el resultado esperado pero tampoco es derrota. Esto recién empieza, pero Independiente (había igualado de local con Emelec) le robó dos puntos importantes y el grupo se va emparejando. No pudo cortarse arriba con el Fla y ahora deberá buscar la diferencia el el ida y vuelta con Emelec.

 

Fuente: Ole