Empleados piden que continúe el horario corrido de atención comercial, pero algunos locales ya trabajan cortado

Empleados de comercio comenzaron a manifestarse para mantener el horario de atención corrido en los locales de San Luis, tal como se implementó por la cuarentena. Sucede que cada vez son más los negocios que volvieron al antiguo sistema de interrumpir el trabajo en horas de la siesta.

Los trabajadores plantean que el horario corrido les permite ahorrar en transporte y organizar mejor el tiempo con su familia. Los comerciantes, en tanto, resaltan que, con la llegada de los días calurosos, en la hora de la siesta hay poca circulación de potenciales clientes.

Audio: Cristian Rodríguez, empleado de comercio

“Queremos que se mantenga el horario corrido. Los comercios están tomando diferentes tipos de horarios, hasta las 13.30 o hasta las 12.00 y después vuelven a la tarde. El horario corrido era beneficioso para la familia y también por la disponibilidad de transporte y la economía”, relató Cristian Rodríguez, uno de los empleados de comercio autoconvocados, el grupo que inició las protestas.

El flamante presidente de la Cámara de Comercio, Jorge Moyano, consideró que hubiese sido clave que el Concejo Deliberante o la Municipalidad “consideraran la posibilidad que se genere una línea de comunicación para que se fije la pauta horaria en determinados rubros”.

Audio: Jorge Moyano, presidente de la Cámara de Comercio

“Nosotros no podemos ir en contra de la voluntad del propietario del comercio”, agregó Moyano.

El horario corrido se comenzó a aplicar cuando el Comité de Crisis decidió restringir las horas para la circulación de personas y la atención comercial, con el fin de evitar el crecimiento de los contagios de Covid19.

Encuestas posteriores, incluso realizadas por organismos gubernamentales, reflejaron que había acuerdo entre los consumidores, los empleados y los dueños de los locales para dejarlo fijo, como sucede en otras ciudades del país.

Sin embargo, al flexibilizar el horario de circulación y para la realización de actividades, algunos comercios comenzaron a retomar el sistema anterior: apertura hasta el mediodía, cierre hasta más allá de las 16.00, y luego atención hasta las 20.00 o 21.00.

“Quien manda es el cliente, nosotros necesitamos que haya clientela presente. En base a eso se toman las decisiones”, afirmó Moyano, y consideró que el problema de las bajas ventas no tiene que ver con el horario sino con la situación económica.

× ¿Te ayudamos?