En compras por internet, la mayor cifra de los delitos de los ciberdelincuentes

En lo que va del 2021 ya hay más del 10% más de casos que los ocurridos en todo el año pasado. 

Un fenómeno que ha crecido con la pandemia en todo el país y San Juan no es la excepción, son los delitos cometidos por internet por los llamados ciberdelincuentes. A la cabeza de este tipo de casos se encuentran las compras en la web en las que el damnificado no recibe el producto, está dañado o cambiado o le sustrajeron las datos de la tarjeta de crédito para realizar todo tipo de operaciones con cargo a su cuenta. Según datos de la Policía de San Juan, en el 2020 recibieron 256 denuncias y en lo que va de este año ya acumulan 281, casi un 10% más.

Con las consecuentes restricciones de actividades que requirieron un mayor uso de tecnologías de comunicación remota a partir del Covid-19, se produjo todo un contexto de un explosivo aumento en las denuncias de ciberdelitos, algunas por ignorancia en tomar las precauciones necesarias, como por ejemplo asegurarse, en el caso de operaciones comerciales, que se trata de las páginas oficiales de los negocios o cadenas nacionales del rubro.

El comisario general Carlos Avellá, director del D5 de la Policía de San Juan, que tiene una Sección de Defraudaciones y Estafas, habló del fuerte crecimiento de las denuncias que recibieron este año, aunque reconoció que no todos se animan a hacerlo, algunos hasta por vergüenza por haber sido sorprendidos en su buena fe. “Pero hay que denunciar y se puede hacer en la comisaría más cercada o con un llamado al 911”, dijo. Claro que después se deberá concurrir a una dependencia policial para dejar la constancia escrita de lo ocurrido.

“Mucha gente no verifica el sitio de internet donde compra o los tientan con un premio y dan todos los datos”, explicó el funcionario policial.

En San Juan la compra de artículos en la red figura a la cabeza de este tipo de delitos porque, por ejemplo, al no verificar la identidad del vendedor, aunque hay páginas que dan puntaje de acuerdo al cumplimiento de quien vende un producto o servicio y donde se pueden realizar los reclamos, hace operaciones a través de páginas dudosas. Así, por ejemplo, al cliente le dan un número de cuenta para que haga el pago, siempre en forma virtual, y después lo bloquean y el comprador no encuentra la forma de hacer el reclamo.

“La mejor prevención es informarse antes de hacer una operación”, recomendó Avellá, y aclaró que este tipo de delitos, que están considerados como defraudaciones o estafas tienen penas excarcelables.

Para el fiscal Iván Grassi, de la Unidad de Investigación Fiscal de Delitos Especiales de la Justicia local “no todos los delitos se denuncian porque muchos pecan por exceso de confianza. Y a la gente le cuesta reconocer que fue estafada”. A partir de estos dichos se puede inferior que la cantidad de denuncias registradas en la Policía podría ser mucho mayor.

No obstante, el fiscal recomendó también realizar la denuncia, que se puede hacer en la comisaría más cercana. En la Justicia sanjuanina no hay, por ahora, un área específica que trate estos casos y tampoco tienen estadísticas.

  Según datos de la Asociación Argentina de Lucha Contra el Cibercrimen (AALCC), en el 2020 aumentaron un 61,12% las denuncias respecto del mismo período del año anterior. También de ese relevamiento surge que el 60,28% de los delitos informáticos por los que recibieron consultas en los últimos 5 años se reportaron en el 2020. La lista de los ciberdelitos que más se cometen está encabezada por el fraude electrónico, que ocupa el 18% del total. Luego le sigue el phishing (un engaño para que personas compartan información confidencial) con el 16,8%; tercero la extorsión online, con el 16,6%, y el ciberbullyng, muy cerca, con el 16,5%. Más atrás las calumnias en la red, con el 11,8%, las amenazas virtuales (6,2%), la usurpación de identidad (5,10%) y la publicación ilegítima de la identidad, con el 2,86%.

Otra cuestión es que el Whatsapp se convirtió en blanco de todo tipo de estafas. Al punto que muchos de los delitos que se perpetraban clásicamente vía mail migraron a la principal aplicación de mensajería instantánea en el mundo, instalada prácticamente en todos los celulares actuales.

Un claro ejemplo

Estela F. compró por internet un acolchado que había elegido en el catálogo de una reconocida cadena comercial nacional y pagó con su tarjeta de crédito. Para realizar la operación puso todos sus datos, pero antes de que llegara el producto recibió un mail en el que le informaban que había un problema con la tarjeta. Y le dieron un link para ingresar los datos nuevamente y así formalizar la operación. Estela completo de nuevo un formulario con sus datos y los de la tarjeta y no desconfió porque la presentación del sitio era similar al de la tienda en la que había comprado. Pero en realidad había reenviado sus datos a ladrones informáticos. Poco después, cuando recibió el resumen de la tarjeta por un monto muy superior a lo habitual, se dio cuenta de que había sido víctima de una estafa. Hasta ahora sigue reclamando.

Comparación

6,6  Es el porcentaje de crecimiento de los ciberdelitos el año pasado, comparados con los del año 2019.

RECOMENDACIÓN

Al realizar compras o ventas, preferiblemente, hacer la transacción por el canal habilitado por el sitio ya que así se podrá presentar un reclamo en caso de ser necesario. En caso de tener que recibir un mail de confirmación de un pago, verificar que el correo sea verdadero.

Fuente: diariodecuyo

× ¿Te ayudamos?