En la última pelota, Bélgica hizo historia

Cuando parecía que Japón daba el ultimátum a los pronósticos, Bélgica se recuperó y logró una hazaña histórica: remontó un 0-2 en poco más de 20 minutos para pasar de fase.

En un primer tiempo entretenido pero sin emociones, los dos equipos pareció que se guardaron todo para la segunda mitad. Desde el inicio del complemento, Japón, con un contragolpe rápido y preciso, se adelantó con un golazo de Henki Haraguchi, a los 3 minutos.

A los 7 minutos, Takashi Inui finalizó otro ataque rápido con un remate de larga distancia para poner el 2-0. Japón empezaba a soñar con su primera vez en cuartos de final.

Pero Bélgica, una de las selecciones que más promete sin las estridencias de los candidatos, se dio cuenta que se quedaba afuera y fue a buscar la salvación. Japón esperó refugiado en campo propio, pero lejos de aquella férrea defensa que exhibió en la primera fase.

 

Los europeos crearon juego desde la mitad y sólo les faltaba el toque final para empezar a remontar. La colaboración del arquero japonés fue clave para que Verthognen con un extraño cabezazo desde un costado del área marcara el 1-2 cuando aún quedaban más de 20 minutos de juego.
Aprovechando el ingreso de Fellaini, que mide 1 metro 94, los belgas llenaron el área rival de centros para conseguir el empate, a los 29 minutos.
De ahí en más, ambos equipos insinuaban ataques pero se cuidaban para llegar al alargue. Hasta que en la última jugada, un tiro de esquina, Japón lo fue a ganar y lo terminó perdiendo.

Un córner que fue rechazado por la defensa belga derivó en un contrataque de lujo que Chadli terminó por rematar.
Así, Bélgica le dio lógica al resultado y llegará confiado al viernes, cuando le toque enfrentar a Brasil.

 

 

Por Facundo Insegna.