En lo que va del año hubo 12 ataques de odio en el país

Según el Observatorio Mumalá, en lo que va del año se registraron 12 ataques de odio hacia el colectivo disidente y diversx en nuestro país. Se trata de una estadística que les permitirá reclamar por el derecho a vivir una vida libre de violencias y acceder al derecho a la ciudad. El doctor en Filosofía Eduardo Mattio analiza los datos y reflexiona sobre las estrategias colectivas.

Eduardo Mattio, referente en temáticas de sexualidad y géneros destaca, “cuando se empiezan a mover ideas fuertemente afianzadas en el marco de lo social, que tienen que ver con estructuras de poder o jerarquías sociales, después viene una reacción misógina heteropatriarcal”. Y sostiene que “hoy está fuertemente presente porque hay condiciones políticas que lo favorecen”.

 

La imagen puede contener: texto

 

“Los números nos están llevando puestos. Reflejan una respuesta a determinada conmoción social producida por el feminismo, o por ciertas conquistas o expresiones disidentes que toman la calle. Frente a eso hay una reacción que trata de colocar todo en su lugar”, aseguró Mattio a La Nueva Mañana.

Entonces surge una pregunta fundamental para los feminismos y la comunidad LGBTTIQ: cómo enfrentar una realidad que pone en tensión las libertades conquistadas con mensajes disciplinadores de quienes buscan avasallar derechos conquistados.

“Lo que necesitamos es más organización colectiva: que entre nosotrxs nos cuidemos. Pero cuidarnos no en el sentido de replegarnos y encerrarnos en un lugar, sino pensar estrategias para poner el cuerpo en la calle, que nos visibilicen”, expresó el investigador.

Los 12 ataques registrados por Mumalá transcurrieron durante la noche o momentos en que las disidencias sexuales aparecen haciendo uso de su derecho al goce. Además de Córdoba, los escenarios donde ocurrieron el resto de los episodios son Tucumán, La Rioja, Río Negro, Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Chaco, Entre Ríos y Salta.

En ese sentido, Mattio agregó: “Tenemos que seguir sensibilizando a la gente, no para crear una vinculación más férrea entre sexualidad y violencia. No olvidemos que la sexualidad también se vincula con el placer. Hay que pensar la sexualidad y la vivencia de los placeres sin que estemos en riesgo. ¿Cuáles son las redes de cuidado que nos vamos a dar? Son respuestas que tienen que ser construidas colectivamente porque la salida es colectiva”.

 

Fuente: La Nueva Mañana de Córdoba.

En lo que va del año hubo 12 ataques de odio en el país

Según el Observatorio Mumalá, en lo que va del año se registraron 12 ataques de odio hacia el colectivo disidente y diversx en nuestro país. Se trata de una estadística que les permitirá reclamar por el derecho a vivir una vida libre de violencias y acceder al derecho a la ciudad. El doctor en Filosofía Eduardo Mattio analiza los datos y reflexiona sobre las estrategias colectivas.

Eduardo Mattio, referente en temáticas de sexualidad y géneros destaca, “cuando se empiezan a mover ideas fuertemente afianzadas en el marco de lo social, que tienen que ver con estructuras de poder o jerarquías sociales, después viene una reacción misógina heteropatriarcal”. Y sostiene que “hoy está fuertemente presente porque hay condiciones políticas que lo favorecen”.

 

La imagen puede contener: texto

 

“Los números nos están llevando puestos. Reflejan una respuesta a determinada conmoción social producida por el feminismo, o por ciertas conquistas o expresiones disidentes que toman la calle. Frente a eso hay una reacción que trata de colocar todo en su lugar”, aseguró Mattio a La Nueva Mañana.

Entonces surge una pregunta fundamental para los feminismos y la comunidad LGBTTIQ: cómo enfrentar una realidad que pone en tensión las libertades conquistadas con mensajes disciplinadores de quienes buscan avasallar derechos conquistados.

“Lo que necesitamos es más organización colectiva: que entre nosotrxs nos cuidemos. Pero cuidarnos no en el sentido de replegarnos y encerrarnos en un lugar, sino pensar estrategias para poner el cuerpo en la calle, que nos visibilicen”, expresó el investigador.

Los 12 ataques registrados por Mumalá transcurrieron durante la noche o momentos en que las disidencias sexuales aparecen haciendo uso de su derecho al goce. Además de Córdoba, los escenarios donde ocurrieron el resto de los episodios son Tucumán, La Rioja, Río Negro, Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Chaco, Entre Ríos y Salta.

En ese sentido, Mattio agregó: “Tenemos que seguir sensibilizando a la gente, no para crear una vinculación más férrea entre sexualidad y violencia. No olvidemos que la sexualidad también se vincula con el placer. Hay que pensar la sexualidad y la vivencia de los placeres sin que estemos en riesgo. ¿Cuáles son las redes de cuidado que nos vamos a dar? Son respuestas que tienen que ser construidas colectivamente porque la salida es colectiva”.

 

Fuente: La Nueva Mañana de Córdoba.

× ¿Te ayudamos?