En su primera sesión virtual, Diputados aprobó la eximición del impuesto a las Ganancias de médicos y policías

Después de la prueba piloto fallida, la Cámara de Diputados logró en la noche de este miércoles dar media sanción, por unanimidad, a dos proyectos consensuados. En una sesión atravesada por la polémica por los “superpoderes” y la situación del coronavirus​ en el país, la iniciativa para eximir del impuesto a las Ganancias al personal de salud y de la seguridad fue aprobada con 252 votos a favor, mientras que el proyecto que crea un programa para proteger a los médicos del contagio obtuvo 251 votos afirmativos.

Si bien durante el debate no hubo cruces, las principales voces del oficialismo y la oposición hicieron discursos con marcados mensajes políticos.

“El Presidente conduce esta situación de transición por la peste del coronavirus, por eso debe ponerse por encima y no bajar al barro. Pero si decide bajar al barro, no podrá convocar a la unidad imprescindible para salir de esta crisis”, advirtió sobre el cierre el jefe de la bancada de Juntos por el Cambio, Mario Negri​.

“Durante el Gobierno anterior, ninguno de los dos jefes de bloque del mayor bloque opositor fue convocado por el Presidente (Mauricio Macri). Nunca. Se decidió entre muy poquitos el futuro de muchos. Se ve que en es ese entonces las instituciones no eran tan importantes”, retrucó Máximo Kirchner​, jefe del bloque del Frente de Todos, y defendió las decisiones de Alberto Fernández.

En forma presencial, adentro del recinto, participaron 47 diputados. Todos ingresaron con barbijo y tuvieron una botellita de alcohol en gel en su banca. Recién una vez ubicados, respetando los dos metros de distancia entre uno y otro, se pudieron sacar los tapabocas. Algunos, como Negri, se lo dejó puesto.

En forma remota llegó a haber 203 legisladores conectados. La sesión inició con la votación del Protocolo de Funcionamiento Remoto elaborado por la Comisión de Modernización Parlamentaria. Se necesitaban tres cuartos de los votos y fue aprobado con 248 votos afirmativos y dos negativos: los radicales Aída Ayala y Alvaro de Lamadrid.

“No es sesión histórica. El 19/3 Massa cerró la Cámara y no se sesionó más. Santiago Cafiero nunca rindió informe. Aprobaron superpoderes inconstitucionales. Las sesiones virtuales son una trampa. No confundamos las herramientas con quién las usa. La democracia no es una aplicación”, tuiteó Lamadrid.

El simulacro de votación había sido lo que falló en la primera prueba virtual, cuando se colapsó la conexión. Sin embargo esta vez -después de los ajustes técnicos para hacer más “liviano” el sistema y la capacitación de todos los diputados- el trámite se sorteó con facilidad y el oficialismo respiró aliviado.

En pocos minutos lograron votar casi todos en forma virtual. Solo hubo siete legisladores que no pudieron emitir su voto telemáticamente. A ellos, Massa les pidió que lo anuncien a viva voz frente a la Cámara.

Acto seguido, a mano alzada, aprobaron las renuncias de los diputados salientes: la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió; el embajador de Brasil, Daniel Scioli, y el camporista Andrés “Cuervo” Larroque​, designado como ministro de Desarrollo en la Provincia.

A raíz de la denuncia judicial que JxC realizó contra Scioli por haber dado quórum en una de las sesiones de enero, cuando ya había sido elegido embajador, el jefe de la bancada opositora, Mario Negri, anunció que ellos se iban a abstener de votar su renuncia.

Los reemplazantes juraron en ese mismo momento. Por Carrió lo hizo el ex diputado Luis Patiño, y por Scioli, la ex legisladora y trabajadora del Ministerio de Desarrollo en la época kirchnerista, Claudia Bernazza.

A pesar de que una dirigente del frente Somos -el frente de Victoria Donda- había presentado un amparo para reclamar la banca de Larroque, en el lugar del camporista asumió el kirchnerista Lisandro Bormioli, concejal del oficialismo en Pergamino, quien juró por “Néstor, Cristina y los 30 mil desaparecidos”.

La propuesta para eximir de Ganancias a médicos y personal de seguridad había sido presentada por legisladores de todas bancadas, por lo que no tuvieron que hacer más que unificar textos.

El proyecto unificado fija la exención para las “remuneraciones percibidas en concepto de guardias obligatorias y horas extras” para “profesionales, técnicos, auxiliares y personal operativo de los sistemas de salud pública y privada; así como el personal de las Fuerzas Armadas; las Fuerzas de Seguridad; de la Actividad Migratoria; de la Actividad Aduanera; y bomberos” hasta septiembre de este año, con la posibilidad de que el Ejecutivo lo prorrogue.

A su vez crea una pensión graciable para los familiares de esos profesionales que hayan fallecido por coronavirus.

“Paradójicamente a estos trabajadores las horas extras los pudo haber perjudicado. Algunos de ellos cambiaron de categoría en Ganancias y terminaron tributando más por esos aportes que reciben”, defendió la iniciativa el presidente de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller.

Por su parte, el proyecto que instaura un programa de protección para empleados de la salud fue presentado por el jefe del interbloque Federal, el lavagnista Eduardo “Bali” Bucca, quien también es médico.

Informalmente, la llamó la Ley Silvio por el enfermero Silvio Cufré, el primero en fallecer por atender un paciente con Covid. Busca generar protocolos para proteger a los médicos y controlarlos.

El presidente del bloque de diputados del PRO, Cristian Ritondo​, sostuvo que “es muy bueno haber incluido en la sesión un proyecto que lleva beneficios a los trabajadores de la salud y a las fuerzas de seguridad ellos están al frente de esta lucha contra la pandemia”.

 

Fuente: Clarín

× Whatsapp