Escándalo por una insólita selfie en un patrullero tras la recaptura de un preso

Todo fue escandaloso. Desde el escape de la vieja cárcel provincial hasta la recaptura del que fue, por algunas horas, el prófugo más buscado de Mendoza. En la madrugada del viernes último, Brian Exequiel Díaz Crespín no sólo logró evadir los controles del complejo penitenciario Boulogne Sur Mer, en la capital provincial, aprovechando que los guardias presuntamente estaban durmiendo. El joven de 23 años, condenado por robo agravado, también se llevó en su huida tres armas de los penitenciarios.

 

Sin embargo, su libertad duró muy poco: el sábado a la mañana cayó mientras se preparaba para cometer otro delito en Maipú (Gran Mendoza).

 

Fuentes policiales confirmaron que un llamado a la comisaría 29° advirtió que en las calles Alberdi y Guevara se encontraba un sospechoso que, al ver a los agentes, comenzó a disparar e intentó escapar.

 

Díaz Crespín terminó detenido, pero ese no fue el final de la historia. Porque a uno de los policías que participó en el operativo se le ocurrió sacarse una selfie con el peligroso delincuente, que aparece en la foto obtenida en el interior de un patrullero sonriendo, con el pelo platinado, sin remera y esposado.

 

la Inspección General de Seguridad (IGS) confirmaron que sancionarán al policía.

 

“Vamos a averiguar si el superior del efectivo de la Unidad Operativa de Maipú dispuso de alguna sanción, lo puede suspender hasta 20 días. Si esto no ha ocurrido, vamos a iniciar un sumario”, aseguró Marcelo Puertas, titular de la IGS, al diario Los Andes.

 

“Es una falta evidente, de mediana gravedad, pero es una falta, y no podemos permitir este comportamiento dentro de la Fuerza”, agregó el funcionario.

 

También son investigados los penitenciarios que se habrían quedado dormidos, posibilitando la fuga de Díaz Crespín, que se encontraba alojado transitoriamente en el sector de admisión del complejo Boulogne Sur.

 

Se sospecha que el preso destruyó una serie de pasadores y escaló un muro para escapar, aunque todo es motivo de investigación. La fuga también disparó desde la Legislatura un pedido de informes al Ministerio de Seguridad, aunque la situación pareció calmarse con la recaptura de Díaz Crespín, que tenía en su poder una pistola marca Bersa, que sería una de las tres que les robó a los penitenciarios.

 

Díaz Crespín está preso desde hace tres años y medio y su condena por el delito de robo agravado se extiende hasta marzo de 2020. Transitaba la fase de confianza y había pedido la libertad condicional antes de protagonizar un cinematográfico escape que, de todas maneras, todavía tiene demasiados puntos oscuros.

 

 

Fuente: Clarin

× ¿Te ayudamos?