Estaciones de servicio de San Luis ya preparan los surtidores para cobrar más de 100 pesos por litro

El presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles y Afines de San Luis, José “Toti” Gianello, reveló este miércoles que las empresas que se encargan de las placas electrónicas de los surtidores comenzaron a detallar a las estaciones de servicio cómo actualizarlas para poder cobrar más de 100 pesos por litro.

Audio: José “Toti” Gianello, presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles y Afines de San Luis

“Todo indica que el precio va a seguir en aumento. La prueba que esto puede llegar a pasar es que las empresas que controlan la parte electrónica de los surtidores nos están haciendo llegar cómo cambiar los precios de los surtidores para pasar a los tres dígitos, es decir, para poner 100; todos los surtidores vienen preparados para 99,99”, resaltó, en declaraciones a Radio Ciudad.

Agregó: “Ellos ya están viendo que al menos algunos productos van a pasar los 100, los productos premium van a pasar los 100 pesos, en un futuro no muy lejano. Estamos a un 8 por ciento de aumento de pasar los 100 pesos, sobre todo con la actualización de precios de los biocombustibles y los impuestos a los combustibles; con solo esas dos variables no estamos lejos de llegar a los 100 pesos”.

Gianello indicó que los constantes incrementos en los precios de los combustibles del último tiempo generan caída en las ventas, que ya vienen en descenso desde el año pasado por la pandemia. “Con cada aumento, sobre todo cuando son significativos, se nota con una retracción en las ventas de forma inmediata. Hoy probablemente no se note tanto por una cuestión estacional”, afirmó.

Durante el año pasado, las estaciones de servicio rondaron una caída de ventas promedio de entre el 20 y el 27 por ciento. En San Luis, la retracción se acercó al número más bajo. “Aquí la recuperación fue un poquito más rápida, aunque hemos tenido muy malos meses”, dijo.

“En San Luis no ha habido cierres de estaciones de servicio, si muy pocas de suspensión de personal, por enfermedades preexistentes o por edad. Pasando los meses bravos de fines de marzo, abril, mayo y principios de junio, las ventas empezaron a tener leve mejoría, lo que hacía que al menos se salvaran los costos. En otras partes, se han endeudado para salvar la situación”, contó el estacionero.

En noviembre y diciembre del año pasado y el primer mes del 2021, la recuperación fue en aumento, por la llegada de las vacaciones y el turismo. En el comienzo del segundo mes, la situación parece empezar a cambiar. “En los primeros días de febrero se nota una baja significativa respecto de enero. Sobre todo en cuanto a litros; la gente sigue cargando en pesos, el problema es que lo vemos al final del mes con los litros”, explicó.