EE.UU ofreció información de cuentas en el exterior para encontrar el dinero de la corrupción

Mario Quintana interrumpió la exposición del banquero y fue directo: “Usted está equivocado, la investigación de los cuadernos no afectará la economía argentina”.

Los “lobos” de Wall Street volvieron a la carga con datos concretos, durante la reunión secreta que tuvo lugar en Manhattan: hablaron del desplome productivo y de la alta inflación.

El contacto con Estados Unidos comenzó cuando después de que, gracias a los Panamá Papers, se conocieran las firmas inmobiliarias, petroleras y de servicio financiero adquiridas en el país norteamericano. A partir de ahí el fiscal federal de Mar del Plata, Juan Manuel Pettigianti, solicitó a la Unidad de Información Financiera (UFI) que siguiera el resto de esas propiedades para estar preparados para recuperar eso bienes cuando la Justicia dictara una condena. Estados Unidos colaboró pero se necesitaba la reacción de Argentina.

El banquero no cumplió el compromiso de confidencialidad. En ese audio se escucha -todo en inglés- que los gurúes de Manhattan fueron directos: sembraron dudas sobre el cumplimiento del acuerdo con el FMI, hablaron de la posibilidad que la Argentina no pague sus deudas a tiempo e insistieron con la actual incertidumbre política.

Después de una investigación del Miami Herald en el 2017, en donde se puso de relieve que en cinco meses el emporio inmobiliario que era de Muñoz había vendido propiedades millonarias en Florida, la UFI apeló el sobreseimiento del ya difunto Muñoz y además del enriquecimiento ilícito, pidió que se investigara el posible lavado de dinero por parte del exsecretario. La causa no prosperó, Carolina Pocheti, la viuda de Muñoz, pidió que se cerrara la causa y el tribunal de Casación la apoyó.

Fuente: Elintransingente,clarin

 

× ¿Te ayudamos?