Estados Unidos: resolvieron uno de los asesinatos más antiguos del país utilizando tecnología de ADN

El crimen de Marise Ann Chiverella, una nena de 9 años, ocurrió en 1964. El autor quedó al descubierto gracias a una muestra recolectada hace décadas de la chaqueta de la menor.

Luego de casi 56 años, un asesinato que involucraba la agresión sexual y el crimen de una nena de 9 años se resolvió utilizando la genealogía genética -técnica que cruza información de ADN-, según comunicó la policía este jueves. El hecho ocurrió en 1964 en el estado de Pensilvania, Estados Unidos.

La víctima fue Marise Ann Chiverella, quien llevaba productos enlatados a una iglesia de camino a la escuela, pero nunca regresó a su casa de la ciudad de Hazleton.

El asesino fue identificado como James Paul Forte y murió en 1980 por causas naturales. “Posiblemente, fue un ataque al corazón”, comunicó la policía en una conferencia de prensa.

El investigador principal del caso manifestó que “aunque tomó casi 58 años resolverlo, todo esto debería inculcar un sentido de esperanza en las familias de las víctimas, en todo el estado y en todo el país”.

El caso de Marise Ann Chiverella

Los miembros de la familia vieron a Marise por última vez en la mañana del día que fue asesinada. Su cuerpo fue encontrado varias horas más tarde, ese mismo día, en la zona de Hazel Township.

Las autoridades dijeron que la nena había sido agredida física y sexualmente y luego asesinada. Los productos que llevaba a la iglesia fueron encontrados cerca de su cuerpo. En ese momento no hubo detenidos y el caso quedó sin resolver.

En 2007, la policía dijo que los investigadores que estaban a cargo del asesinato hicieron un pequeño avance basado en una muestra de ADN.

Un laboratorio pudo desarrollar un perfil sospechoso basado en una muestra de ADN que quedó en la chaqueta de la menor. Luego, el ejemplar se cargó en una base de datos y se comparó todos los meses con el nuevo ADN.

En 2018, hubo un quiebre en el caso por una muestra que se comparó con la de un pariente muy lejano. En ese momento, aún se desconocía la identidad del sospechoso.

Durante los siguientes años, la policía recolectó distintas muestras y la lista de sospechosos se redujo a cuatro personas: se determinó que una de ellas, luego identificada como James Paul Forte, quien murió en enero, era el principal sospechoso del asesinato. Su ADN coincidía con la muestra recolectada hace décadas de la chaqueta de Marise.

Fuente: TN