Estiman que la inflación de mayo puede rozar el 3% por el dólar, el subte y los combustibles

al 30% para que al pagar el nuevo impuesto financiero su ganancia fuera entre 2% y 3% o en el peor de los casos no perder ante la inflación real proyectada del 25% al 27% anual.

Antes del mediodía del viernes la divisa estadounidense trepó hasta los $21.20 y en ese momento el Gobierno tomó el pedido y cedió ante los fondos internacionales llevando la tasa de interés en un primer momento al 32.75% y cerca de las 13 horas al 30.25%.

Por el precio del dólar que empujará al de los combustibles, la inflación oficial de mayo sería de al menos un 2,8% acumulando más de 11% al cierre del quinto mes del año. La pauta que fijó el Gobierno en 2017, con la que se cerraron varias paritarias, es de un 15%. A esta altura es ya una utopía.

Según recopila Ámbito Financiero, la semana pasada el Banco Central tuvo que vender u$s 4.400 millones de las reservas que se encontraban en los u$s 62.000 para tratar de mantener el valor del billete estadounidense en el mercado de nuestro país en un nivel cercano a los $20.50. Los días jueves 26 y viernes 27 en los cuales la autoridad monetaria tuvo que vender aproximadamente u$s 1.400 millones cada día, aunque el jueves fue el mayor problema puesto que al ser el día en el cual se publicó la reglamentación del Impuesto a la Renta Financiera los grandes especuladores financieros que arribaron al país en diciembre de 2015 cuando comenzó el alto nivel de tasas de interés.

 

Fuente: Minutouno