Etiopía: tras ataque aéreo al noreste de Tigray, la ONU anuncia cese de actividades humanitarias

A medianoche del viernes, la localidad etíope de Dedebit presenció un nuevo ataque aéreo. Impactó en un campamento de desplazados internos y acabó con la vida de decenas de personas y dejó múltiples heridos. El hecho llevó a que las organizaciones de ayuda humanitaria anunciaran que suspenderán sus actividades al noreste de la región de Tigray. 

“Los socios humanitarios han suspendido las actividades en la región debido a las continuas amenazas de ataques con drones”, dijo a la agencia de prensa AFP la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU. 

El sábado, Getachew Reda, el portavoz del Frente Popular de Liberación de Tigray, grupo que controla gran parte de la región, culpó al Gobierno etíope de perpetrar el ataque. “Otro insensible ataque con drones de Abiy Ahmed en un campo de desplazados internos (IDP) en Dedebit ha cobrado las vidas de 56 civiles inocentes hasta ahora”, afirmó. 

Por su parte, el Gobierno no se ha pronunciado sobre el hecho. Pero en el pasado ha negado atacar a civiles durante los 14 meses de conflicto con las fuerzas del Tigray.

Las cifras exactas que dejó el ataque todavía se desconocen debido a las restringidas comunicaciones en la región. Sin embargo, la agencia de noticias Reuters anunció que, según trabajadores humanitarios, 56 personas perdieron la vida y otras 30 resultaron heridas. 

La retirada de la asistencia humanitaria en la zona se le suma al complejo panorama que vive la región. De hecho, según la OCHA, la falta de equipos médicos y combustible “perturba gravemente la respuesta a los heridos y ha provocado el colapso casi total del sistema de salud en Tigray”.

Por su parte, el Frente Popular de Liberación de Tigray ha denunciado que el Gobierno ha impuesto un bloqueo a la zona, lo que ha empeorado la situación de hambruna en dicha región y la falta de elementos básicos. El Gobierno niega dichas afirmaciones.

Fuente: France 24