Europa exigirá a las empresas tecnológicas poner etiquetas con la vida útil estimada de sus dispositivos

El Parlamento Europeo ha aprobado “el derecho a reparar” para limitar la venta de productos electrónicos de un solo uso y ayudar a los usuarios a acceder a reparaciones de sus equipos.

Esta medida, aprobada con 395 votos a favor, 94 en contra y 207 abstenciones, dará una serie de protocolos a todas las empresas de tecnología que quieran ofertar en los mercados europeos.

Habrá nuevas regulaciones al respecto. Primero, ahora los fabricantes deberán establecer etiquetas que determinen un tiempo promedio de vida de los dispositivos electrónicos (una especie de fecha de caducidad que tienen los alimentos).

Por otro lado, ahora se incentivará a los mercados de segunda de reparaciones de móviles.

Seguido de estas medidas, se seguirá buscando establecer un sistema de carga común entre todos los dispositivos, obligándolos, por ejemplo, adoptar el cable USB-C en todos los celulares, algo del que Apple no está de acuerdo.

Estas medidas buscan que se “otorgue a los consumidores el ‘derecho a reparar’ haciendo que las reparaciones sean más atractivas, sistemáticas y rentables, ya sea ampliando garantías, proporcionando garantías para las piezas reemplazadas o mejorando el acceso a la información sobre reparación y mantenimiento”.

“Se trata de una gran victoria para los consumidores de toda Europa. Esta votación pondrá en marcha una ola de nuevas políticas favorables a las reparaciones, desde puntajes de reparación en el comercio minorista hasta divulgaciones de longevidad del producto”, asegura Matthias Huisken, director legal de iFixit Europa, organización que desde hace años ofrece un índice similar al que ahora propone la Comisión, de acuerdo con el informe de  Xataka.

Francia, a partir de enero de 2021, ha estipulado que todos los fabricantes deberán “informar al consumidor sobre la posibilidad de reparar un producto”. Se trata de una etiqueta con una puntuación del 1 al 10 que por el momento se aplicará a lavadoras, portátiles, smartphones, televisores y cortadoras de césped.

El etiquetado ofrecerá una calificación de reparabilidad: mientras más alto el número, más fácil será de reparar; mientras más bajo el número, más difícil y más caro para el consumidor.

Fuente: RPP

× ¿Te ayudamos?