Exclusivo: los chats que involucrarían al profesor de Catequesis en delitos sexuales

Las capturas de pantallas de los chats o conversaciones a través de la red social Facebook entre un alumno que en 2016 tenía unos 12 años con el profesor Augusto Juárez del Instituto San Buenaventura y a las que accedió de forma exclusiva SanLuis24 podrían abrir un nuevo capítulo en la investigación por abusos sexuales en el conocido colegio villamercedino.

 

Juárez fue denunciado en la causa que tiene, por ahora, al exprofesor de ese colegio Juan Manuel Chávez preso por cuatro hechos de abuso sexual simple calificado y uno de corrupción de menores contra alumnos del primer grado turno tarde.

 

Las capturas a las que accedió este medio no forman parte del expediente que está en trámite en el Juzgado Pena 1 de Villa Mercedes, a cargo de Alfredo Cuello, aclaró una fuente judicial. Pero podrían derivar en otra investigación por presuntos delitos sexuales “en la que intervendría esta persona y tal vez las otras”, aclaró la fuente en alusión a Chávez.

 

 

 

En la charla registrada el 25 de julio de 2016 minutos antes de la medianoche, el entonces docente de Catequesis le pregunta al alumno –cuya identidad ha sido preservada-, “si ya se puso el pijama o si todavía estada dando vueltas”. Más adelante le dice que si llueve tendrá que ir a la casa del alumno así no se moja.

 

¿Qué interpretación hace otra fuente consultada para esta publicación? La primera es que surge que Juárez mantenía un trato cercano con sus alumnos y en el caso de este menor “se nota un juego, una tensión, una suerte de histeriqueo” al punto de que Juárez se queja porque va a tener clases con el chico recién el viernes y “todavía falta mucho”.

 

La sospecha de al menos una de las querellas es que Juárez fue un facilitador o que incluso jugó un papel de partícipe en los abusos por los que fue procesado Chávez. También deslizó, en diciembre del año pasado, la posible existencia de una red de pedofilia

 

Que esos chats deriven en una denuncia que abra una investigación depende de los padres del menor contactado por el exprofesor. Eso es así porque se trataría, en principio, de un delito contra la integridad sexual, que es de instancia privada y sólo puede comenzar a investigarse si hay una denuncia radicada por los padres o un tutor del menor.