Falafel de calabaza, receta de cena rápida saludable

Este falafel de calabaza es esa cena rápida saludable que encantará a toda la familia, especialmente a los que no son amantes de purés y cremas. Con la llegada de la época en la que la calabaza se convierte en protagonista absoluta de una gran variedad de platos dulces y salados. El clásico puré de calabaza o la crema, no deben ser las únicas recetas para disfrutar de este ingrediente. Estos falafeles los podemos preparar en grandes cantidades y congelarlos. Será una forma de aprovechar la calabaza y tener siempre un bocado listo. Toma nota de cómo preparar unos falafeles de calabaza impresionantes.

Ingredientes:

  • 300 gr de calabaza
  • 120 gr de harina de garbanzos
  • 1 cebolla
  • 2 huevos
  • Aceite de oliva
  • Ajo en polvo
  • Cebolla en polvo
  • Comino
  • Sal

Cómo preparar falafel de calabaza

Esta receta parte de una calabaza que ya debemos tener cocida. Podemos optar por hacerla en casa o comprarla ya lista.

Hay productos de muy buena calidad que nos harán la vida más fácil, no es necesario pelar la calabaza, aunque si la tenemos fresca, lo podemos hacer.

Pelar una calabaza es la parte más complicada de esta receta. Con cuidado le quitamos las partes más duras y la troceamos.

Podemos cocinarla al vapor o al horno, cuando esté lista, quitamos las pepitas, la convertimos en puré y reservamos.

En un vaso trituramos todo hasta conseguir la crema que servirá de base de nuestro falafel más original y delicioso.

Le añadimos a la calabaza la cebolla, la cortaremos y trituramos junto a ella en el vaso de la batidora para que nos quede perfecto.

Podemos ponerle una pizca de ajo y de comino en polvo para que tenga ese sabor especial de falafel casero.

La consistencia adecuada se la dará la harina de garbanzos que es el ingrediente principal de este bocado maravilloso.

Por último, ponemos un buen chorrito de aceite de oliva, nuestra joya nacional que le dará un acabado ideal a este bocado.

Le damos forma a los falafeles, tal como están, los podemos congelar. Si los queremos preparar al momento con menos grasa, preparamos el horno.

Colocamos en una fuente para horno forrada con papel vegetal para que no se peguen. Horneamos a 180º.

Cuando estén listos decoramos con unas semillas o cebollino picado, tendremos listo un bocado ideal para toda la familia.

Con un poco de kétchup o mayonesa los más pequeños de la casa disfrutarán de la calabaza sin darse cuenta.

Fuente: Okdiario