Fecha de juicio para el brutal femicidio cometido por un nieto

Un joven, un amigo de este y una mujer trans serán sometidos a juicio entre el 19 y 30 de julio próximos por el femicidio de una mujer de 70 años, abuela del primero de los acusados, quien fue asesinada a puñaladas en marzo de 2020 en su departamento del centro de la capital salteña, informaron ayer fuentes judiciales.

El debate por el crimen de María Leonor Giné (70) estará a cargo de la Sala III del Tribunal de Juicio de Salta, integrado por los jueces María Gabriela González, Carolina Sanguedolce y Pablo Farah.

Por su parte, Agustín Morales, nieto de la víctima, llega al juicio imputado de “homicidio agravado por el vínculo, ensañamiento, alevosía, criminis causa y por haber mediado violencia de género, en concurso real, con violación de medidas dispuestas por la autoridad competente para impedir la propagación de una pandemia”.

Mientras que Federico Leonardo Detzel y Tania Rocío Aguirre serán juzgados por los mismos delitos, pero sin el agravante del vínculo.

Según las fuentes, por el Ministerio Público intervendrá durante el proceso la fiscal Ana Inés Salinas Odorisio, en tanto que la defensa técnica de Detzel será ejercida por Eduardo Sángari, de la Unidad de Defensa Pública 3.

A su vez, Héctor Solaligue defenderá a Morales y Gabriela Arellano a Aguirre, mientras que en la parte querellante intervendrá Marcos Luis Gorriti.

El 28 de marzo de 2020, alrededor de las 10.30, una hija y un nieto de Giné se acercaron al edificio donde residía, en la avenida Belgrano entre Sarmiento y 25 de Mayo, en pleno centro de la capital salteña, para ver cómo se encontraba la mujer, debido a que no respondía las llamadas telefónicas ni los mensajes.

Por el portero del edificio se enteraron que Agustín Morales, otro nieto de la víctima que se encontraba residiendo circunstancialmente con ella, se había llevado el vehículo de Giné.

Los familiares de la mujer salieron a buscar a Morales y lo divisaron en la avenida del Bicentenario, en el vehículo de la víctima y acompañado por Detzel.

Luego los familiares regresaron al departamento junto a otra hija que tenía llaves y, al ingresar, encontraron el cuerpo de la mujer en la cocina, con heridas de arma blanca en el cuello y otras de tipo defensivas. En el lugar se observó mucha sangre y un cuchillo que sería el arma con el cual le ocasionaron las lesiones que le provocaron un shock hipovolémico.

Al momento del hallazgo del cuerpo Morales se dio a la fuga, aunque posteriormente sería detenido.

A partir del relevamiento de filmaciones de las cámaras de seguridad se logró establecer que, durante esa noche, Morales entró y salió varias veces del departamento de su abuela, acompañado por Detzel y Aguirre. Cerca de 17 puñaladas recibió la mujer en el violento crimen, que tiene al nieto de la víctima, Agustín Morales (21), sindicado por los investigadores como el autor del despiadado asesinato, al amigo de este último, Federico Detzel, y a una trabajadora de la calle, Tania Rocío Aguirre, ambos implicados en el hecho.

En junio pasado la fiscal había ampliado la acusación contra Morales y Detzel, por entender que medió violencia de género. A partir de nuevos elementos valorados, tales como el testimonio de una de las hijas de la víctima, la fiscal infiere que María L. Giné generaba maniobras de protección ante la inseguridad que le infundía la convivencia con Morales.

Fuente: El Tribuno

× Whatsapp