Felipe Solá rechazó las exigencias del FMI y vaticinó una crisis “como la del 2001”

El diputado nacional del Frente Renovador Felipe Solá reclamó el rechazo al acuerdo con el FMI y que el Gobierno revierta una agenda de recortes que llevarán al país “a una realidad social tan grave como la del 2001”.

En este sentido, el ex gobernador bonaerense alertó que “las exigencias” que impone ese préstamo stand by “implican profundizar un ajuste tan brutal como el del gobierno de (Fernando) De la Rúa”.

 

Solá busca posicionarse dentro del PJ bonaerense para apuntalar alli sus aspiraciones presidenciales, recoge apoyos de sectores de centroizquierda y de los movimientos sociales, como Libres del Sur y el Movimiento Evita, que integran la flamante alianza “En Marcha”.

 

“El final es previsible, volver a transitar una crisis extrema”, subrayó. Solá alertó que el Fondo pone como requisito “vender el mayor patrimonio del Estado”, como lo es el dinero de los aportes previsionales administrado por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses.

 

Hay una intención de “privatizar de forma encubierta las jubilaciones y pensiones volviendo a un sistema de AFJP para ricos y a un sistema de beneficios miserables para el resto de la sociedad”, agregó.

 

Entre las exigencias que el FMI le pone a Mauricio Macri también se encuentra la continuidad de la dolarización de la deuda “a través de una pésima política de emisión de LEBAC por parte del BCRA y su canje en Letras del Tesoro dolarizadas”.

 

Para Solá es necesario rechazar el avance del gobierno que prevé la cesantía de “miles de empleados públicos” porque “sus condiciones implicarán que nuestro país se encamine a una realidad social tan grave como la del 2001”, cerró.