Femicidio de Johana Galdeano: Para la querella, hubo “una intención manifiesta de matar”

El sindicalista Juan Carlos Solalinde continúa detenido mientras avanza la investigación para determinar las circunstancias en que asesinó a su ex pareja, Johana Galdeano. Este miércoles, los representantes del particular damnificado Gastón Yllera y Leticia Latini solicitaron la reconstrucción del hecho, además del registro de las cámaras de seguridad alrededor del depósito ubicado en calle Sarmiento, entre Nelson y Tallaferro de Villa Mercedes.

La querella tiene la teoría de que la víctima recibió los disparos – 5 en total – afuera del galpón y que luego fue arrastrada hacia su interior, donde la encontró la Policía cuando llegó a inspeccionar el lugar.

“Hay elementos para considerar que la escena del crimen ha sido modificada” manifestó Yllera. “Donde yacía el cuerpo de Johana, aparentemente no sería el lugar donde efectivamente se le habría dado muerte”.

“Había manchas hemáticas en la vereda del lugar del hecho, que es de gramilla. Este material estaba entre las ropas de Johana y entre sus cabellos, pero no existía en el material donde el cuerpo yacía. Y después, hay lesiones en el cuerpo que son conducentes a arrastre, es decir que el cuerpo se habría movido” explicó el abogado.

Otra de las presunciones de la querella es que el arma blanca que se encontró en la escena del crimen habría sido plantada en la mano de Johana. Esta teoría se opone totalmente a los dichos que Solalinde, quien declaró que ella se había presentado en la casa de él con un cuchillo de cocina y que le disparó a los pies “para asustarla”.

También contraria al testimonio del imputado, la autopsia reveló que los disparos hirieron a Johana en la zona del pecho y las manos. Se espera que hoy entregue su informe la médica forense Alba Pereira.

“No se trata bajo ningún punto de vista de una legítima defensa porque se efectuaron cinco disparos, es decir que había una intención manifiesta de matar” afirmó Yllera. “Además la legítima defensa es un atenuante, pero debe haber una proporcionalidad entre la agresión ilegítima que se quiere repeler y el medio que se usa para eso. No fue así, no creemos que Johana lo haya atacado”.

Hasta el momento la causa está caratulada como “homicidio doblemente calificado”, pero la querella considera que se trató de un femicidio. “No podemos permitir que estos crímenes tan horrorosos queden sin ser juzgados adecuadamente” remarcó Yllera. En este sentido, la Secretaría de la Mujer provincial presentó un escrito junto al Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación para solicitar que el caso sea llevado adelante como femicidio.

Esta semana continuarán las rondas de indagatorias, donde se espera el testimonio de los policías que llegaron al lugar luego de la confesión del sindicalista y de personas allegadas a Johana que darán cuenta de cómo era el vínculo entre ambos.

× Whatsapp