Femicidio de Lola Chomnalez: absolvieron a “Cachila” acusado por encubrimiento

El juez de Rocha, Juan M. Giménez Vera, absolvió a Ángel Moreira, alias “Cachila”, del delito de encubrimiento en la causa por el femicidio de Lola Chomnalez. La joven tenía 14 años cuando fue asesinada, en diciembre de 2014.

Giménez Vera entendió que la teoría de la Fiscalía se basaba en los dichos de Moreira a quien una perito diagnosticó con tendencia a la mitomanía. Cuestionó, a su vez, el proceso al que fue sometido el imputado.

Qué dijo “Cachila” tras el crimen de Lola Chomnalez

Cachila era un vendedor de estampitas radicado en Rivera que en abril de 2015 declaró que vio morir a Lola: “Venía caminando normal, con la mochila. Tenía un short y una blusita fina”.

Según dijo, la vio caer de rodillas y desvanecerse, tras lo cual le tomó el pulso. Sin embargo, la abogada del imputado aseguró que los detalles brindados en su declaración se debieron a que fue “presionado” por la Policía para que hablara.

A pesar de que sus testimonios generaron dudas debido a algunas contradicciones y datos precisos sobre la escena del crimen, el ADN no coincidió con el encontrado en el pareo y la mochila de Lola, por lo cual fue descartado como autor material.

La detención del principal sospechoso por el femicidio

La decisión del juez de absolver a “Cachila” se dio un mes después de la detención de Leonardo David Sena, el principal sospechoso del crimen de Lola.

La Justicia de Uruguay dictó el procesamiento con prisión por homicidio agravado, medida que sigue firme.

Según informaron fuentes policiales, la coincidencia en la prueba de ADN permitió dar con el presunto asesino y dar claridad a un caso que desde hace 8 años estaba en un callejón sin salida.

Sena tiene 39 años y un amplio prontuario: en 2003 fue detenido por lesiones personales y en 2009 por violación. Vivió Rocha.

La familia de Lola asegura que Sena no actuó solo sino que durante el crimen también hubo otra persona involucrada. “Lo tenemos claro por los rastros de sangre, con ADN masculino, que quedó en la escena y no es de Cachila”, aseguró Juan Willman, abogado de los Chomnalez en Uruguay.