Femicidio de Pilar Riesco: la jueza declaró en rebeldía al novio y ordenó su detención

La jueza que investiga el femicidio de Pilar Lucía Riesco, la joven que en 2020 murió tras caer del cuarto piso de un edificio de Nueva Pompeya, declaró en rebeldía a Patricio Reynoso, exnovio de la víctima, y ordenó su detención, tras lo cual instauró el secreto de sumario en la causa. Sobre el acusado también pesa la prohibición de salir del país.

Graciela Angulo de Quinn, jueza Nacional en lo Criminal y Correccional 51, determinó que el acusado Reynoso está formalmente prófugo y lo declaró en rebeldía. El cambio de situación par el imputado sobrevino  tras allanamientos infructuosos que policía porteña y bonaerense llevaron adelante el jueves para encontrarlo.

Uno de los allanamientos se realizo en el departamento de Nueva Pompeya desde el cual la joven cayó la noche de su muerte. En el expediente constaba que Reynoso seguía viviendo en el lugar, pero cuando los policías llegaron para buscarlo él no estaba allí. 

Por eso, la jueza Angulo de Quinn ordenó allanamientos en casa de los padres de Reynoso y en locales comerciales de la familia, alguons ubicados en capital y otros en el conurbano. Sin embargo, los resultados de esos procedimientos también fueron negativos.

Un investigador advirtió, de todos modos, que la detención “es cuestión de tiempo”, porque Reynoso “no tiene condiciones para mantenerse escondido durante un largo lapso de tiempo”.

Crimen de odio de género

Reynoso está acusado del “homicidio doblemente calificado por el vínculo y por haber mediado violencia de género” de Riesco, que prevé la pena de prisión perpetua.

El miércoles de esta semana, la jueza dispuso nuevamente la detención del sospechoso, luego de que se incorporaran a la causa nuevos elementos de prueba y porque considera que “existe peligro de fuga ante una eventual condena de cumplimiento efectivo”.

La decisión de la Angulo de Quinn coincidió con el requerimiento del fiscal de la causa, Martín López Perrando, de que haya una “ampliación de la declaración indagatoria” de Reynoso, y con el pedido de la querella y de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM).

Reynoso había estado detenido por el crimen, pero fuee excarcelado por decisión de la sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, que consideró que no había méritos suficientes como para mantenerlo con prisión preventiva.

Violencia íntima

El episodio investigado ocurrió cerca de las 16.30 del domingo 15 de marzo de 2020, cuando Riesco cayó del balcón del departamento “E” del cuarto piso de la calle Alagón 305, en Nueva Pompeya.

Según la investigación, Reynoso había regresado de bailar a las 8, se acostó a dormir y cuando despertó comenzó una discusión prolongada con la joven. 

El imputado afirmó que Riesco comenzó a increparlo, a gritarle, a decirle que no lo quería, que en un momento le arrojó un portarretrato con una foto de ellos y que luego fue al balcón y se tiró al vacío.

Sin embargo, para la fiscalía y la querella, Reynoso “le propinó golpes varios” que le causaron “múltiples” lesiones.

Además, la UFEM, a cargo de Mariela Labozzetta, que en 2021 comenzó  a colaborar en la investigación, también requirió la detención del hombre al considerarlo autor del crimen.

“La hipótesis del suicidio intentada por la defensa resulta un vano intento no solo para descartar la intervención del imputado en el homicidio, sino también para patologizar a la víctima y de este modo invisibilizar el contexto de violencia de género que rodeó el hecho y la relación, que culminó con este final trágico del que Pilar fue víctima mortal”, explicó la funcionaria judicial.

Fuente: Página |12

× ¿Te ayudamos?