Femicidio en Las Heras: seguirá preso el acusado de violar y asesinar a una joven

La Justicia le dictó la prisión preventiva la tarde de este miércoles a Sebastián David Salomón Pisciotta (20), acusado de violar y asesinar a Daiana Aballay (24) a mediados de abril en Las Heras, Mendoza.

Tal como lo pidió la fiscal Andrea Lazo, la jueza Miriam Núñez, del Juzgado Penal Colegiado Nº 2, le impuso al sospechoso la medida de coerción. Por ese motivo, continuará detenido en un penal provincial mientras continúa la instrucción.

La magistrada tuvo en consideración la importante cantidad de material probatorio que existe en contra de Salomón y que fue presentado por la representante del Ministerio Público en la audiencia.

Entres las pruebas que comprometen al imputado, se encuentra la ropa y elementos con sangre que llevaba consigo cuando fue detenido momentos después del hecho de sangre. 

Más allá de que en ese momento Salomón le confesó a los policías que lo capturaron, que había sido el autor del abuso sexual y la agresión letal contra Aballay, esos dichos no fueron plasmados en el expediente.

Lo cierto es que tras su detención, el sospechoso también presentaba rasguños en el rostro, que le habría provocado la chica al intentar defenderse de la agresión sexual, de acuerdo con fuentes del caso. 

Por su parte, también forma parte de los objetos secuestrados el machete que utilizó para quitarle la vida a la víctima, el cual fue hallado a pocos metros de la escena y que el mismo acusado le indicó a los efectivos dónde se encontraba.

También se sumaron a esos elementos, los testimonios de vecinos que vieron a Salomón darse a la fuga, con el mencionada arma blanca en su poder, mientras la joven era auxiliada por sus vecinos.

De ese modo, el presunto matador continuará preso y aguarda el juicio por el delito de homicidio criminis causa en concurso ideal con homicidio agravado por ser cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género (femicidio) en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de armas.

Con esa calificación, Salomón arriesga como única pena la prisión perpetua. 

Abuso sexual y asesinato

El femicidio de Daiana Aballay tuvo lugar el domingo 18 de abril alrededor de las 13.30 en su domicilio de calle Necochea al 2700, en el barrio Espejo. 

Fueron vecinos los que escucharon los gritos de auxilio de la joven y cuando salieron a la calle la encontraron desnuda, con varias heridas cortantes y tendida sobre un charco de sangre. 

Cuando la fueron a auxiliar, la chica alcanzó a decirles que no ingresaran a su vivienda porque había un sujeto armado con un machete. 

Acto seguido, los testigos observaron a un individuo que se daba a la fuga por los techos de las casas, mientras llevaba un arma blanca de grandes dimensiones en una mano. 

Tras eso, Aballay fue cargada a un vehículo particular y trasladada al Hospital Carrillo, pero debido a las graves heridas que presentaba en sus brazos, el pecho, la cabeza y las zonas dorsal y lumbar, fue derivada al Hospital Central. 

En paralelo, se inició un rastrillaje en la zona para dar con Salomón, a quienes los vecinos identificaron con el autor del ataque. 

Policías lograron atraparlo cuando iba a pie por calles General Paz y Barrionuevo, en el distrito de El Algarrobal. Al parecer, el sujeto había huído hacia esa zona porque sus hermanas viven allí.

Al aprehenderlo, el sospechoso confesó la autoría y le incautaron una navaja y un encendedor manchado con sangre. Luego, se incautó en un corralón el arma homicida.

En tanto, alrededor de las 20 de ese día, Aballay dejó de existir, pese a los esfuerzos médicos, en el nosocomio de calle Alem de Ciudad.

Tras el deceso, se constató que la víctima había sido víctima de un abuso sexual con acceso carnal por parte de Salomón.

El imputado quedó detenido varios días en la Subcomisaría Iriarte, ya que surgió la información de que presentaba un trastorno psiquiátrico.

Pero, con el pasar de los días, especialistas en salud mental lo analizaron y confirmaron que era imputable, por lo que pasó a la cárcel.    

Fuente: elSol

× Whatsapp