Fiestas clandestinas: advierten que el Ministerio Público Fiscal será “inflexible” ante incumplimientos de medidas sanitarias

El procurador general de la Provincia, Luis Martínez, instruyó al Ministerio Público Fiscal para que las actuaciones en los casos de violación de las normas sanitarias adoptadas a nivel nacional, provincial y municipal por la pandemia de coronavirus sean “inflexibles” con los infractores.

“Ser inflexible es una instrucción que da la Procuración General de la Provincia al resto del Ministerio Público Fiscal”, indicó Martínez, y agregó: “Lo que estamos queriendo decir es que están en juego violaciones a los artículos 205 y 239, pero también se refiere al artículo 202, que es el peligro de la propagación efectiva de una enfermedad”.

Audio: Luis Martínez, procurador general de la Provincia

El funcionario judicial pidió “no naturalizar” el riesgo que implica realizar reuniones con alta concurrencia sin respetar las disposiciones sanitarias para evitar contagios. “No subestimemos la importancia de esas cosas”, señaló.

El fin de semana, la Policía, en conjunto con inspectores municipales, clausuró numerosas fiestas clandestinas en distintos puntos de la provincia. El caso más particular fue en Villa Mercedes, donde se realizó un festejo con la participación de más de 300 personas. Pero también hubo “juntadas” en Buena Esperanza y Juana Koslay.

“Como vecino, todos hemos hecho enormes esfuerzos, un montón de restricciones, hubiéramos querido hacer muchas cosas que no pudimos, hubo gente que perdió el trabajo, cerró sus negocios; estas fiestas son casi una burla al resto de la sociedad”, analizó Martínez, en declaraciones a Radio Ciudad.

El Procurador remarcó que, además de la violación a los artículos 205 y 239 del Código Penal, Fiscalía de Estado incorpora en sus denuncias la infracción al artículo 202. Esta última es la “más gravosa”, ya que estipula penas que van desde los tres hasta los 15 años de prisión por propagar una enfermedad.

“Es esperable que una fiesta de 300 personas haya alguien contagiado. Están (los asistentes) en potencialidad o condiciones de contagiar. Habría que ver si tenían estudios previos hechos. Meter 300 personas en un determinado lugar sabes que podés tener propagación del virus. Están generando una situación de peligro para la salud pública”, explicó.

En este sentido, afirmó que tanto en ese festejo como en el resto que descubrió la policía no se registraron datos de cumplimiento de los protocolos vigentes, permisos para su realización, distanciamiento social ni uso del barbijo.

Martínez también indicó que las causas no solo avanzarán contra los organizadores y asistentes a fiestas clandestinas, sino también contra toda actividad que infrinja las medidas sanitarias.

En esa dirección remarcó que, por ejemplo, las marchas y manifestaciones que se realizan, por distintos motivos, en la provincia, también pueden ser sancionadas. “No hay diferencias entre fiestas y marchas, si las marchas no respetan los protocolos”, dijo.

De todas maneras, consideró que las manifestaciones o marchas, si solicitan permiso con anterioridad y cumplen protocolos de distanciamiento, pueden realizarse sin acción judicial.

“El riesgo sanitario es para los dos escenarios, en las fiestas se exacerban porque la gente está mucho más cerca. En las fotos y videos que tenemos no había ningún cuidado al respecto. No son equivalentes”, analizó.

× ¿Te ayudamos?