Fue a una entrevista de trabajo y recibió acoso por parte del que iba a ser su jefe

VIRGINIA ECHEVARRIETA (MAMÁ DE LA VÍCTIMA)

{mp3}echevarrieta31012020{/mp3}

 

Una mujer de 27 años asistió a una entrevista de trabajo que encontró a través de las redes sociales en una verdulería ubicada en calle Riobamba y Centenario. Cuando se estaba por retirar, fue sorprendida y sometida a la fuerza por el dueño de la verdulería, quien abusó de la mujer.

La víctima tiene 27 años y es mamá de 3 hijos. Ella buscaba trabajo y a través de Marketplace vio la búsqueda en una verdulería, logró contactarse por Mensegger de Facebook con uno de los dueños y este jueves por la tarde se hizo presente en el lugar para conocer la propuesta.

La madre de la damnificada, Virginia Echevarrieta comentó que “sólo le informaron que le pagarían $300 en la mañana y otros $300 en la tarde, lo demás como por ejemplo si se trabajaba los fin de semana le respondieron que le dirían en la entrevista pactada para las 18:00 de ayer”.

“Cuando llega a la verdulería ubicada en calle Riobamba y Centenario frente al supermercado se encuentra con un matrimonio que la entrevistaron, le preguntaron si tenía hijos y le informaron sobre la limpieza, organización y la tarea que iba a realizar si quedaba seleccionada”, detalló Virginia.

“Luego de media hora aproximadamente, la dueña del negocio indicó que llegó una mujer en moto y sería la siguiente entrevistada por lo que mi hija se prepara para retirarse. Esta pareja tiene su vivienda justo al lado de la verdulería y es allí adonde se dirigió el hombre al finalizar con mi hija”

“Mi hija salió en dirección a casa en lo que el hombre la estaba esperando en las rejas de la entrada a su casa, la tira del brazo para adentro, cierra la reja y la lleva hacia un costado con una maniobra de brazo que no le permite moverse”, indicó la mamá.

“En ese momento la manosea, la besa, le apoya el miembro diciéndole que era muy linda. Mi hija zafa como puede, ve unos niños que estaban en la puerta, grita, le abre el candado y la deja ir”, agregó.

“Este jueves realizamos la denuncia en la Comisaria Segunda en la que llevaron a este señor estuvo un rato en una de las habitaciones donde creo hizo su descargo, sale y se fue sonriendo y burlándose de la víctima y los familiares que estábamos ahí”, comentó Echevarrieta.

“Nos sentimos impotentes de recurrir a la justicia y que ellos le den más importancia al victimario que a la víctima”.

“Esta mañana ratificamos la denuncia en el Juzgado Penal Nº2, cabe resaltar que esta pareja trabaja en la penitenciaria. El hombre se llama Sergio Sosa y ya tiene otras causas pero no le hacen nada porque la policía lo tapa, incluyendo su esposa Gisel Castro”, asegura la mamá indignada.

“El agresor nos hizo un perseguimiento hasta el Juzgado, donde hicieron la orden de detención y tiene una orden de restricción a todo el grupo familiar”.

“Sólo pido que a todos aquellos que les paso lo mismo se comuniquen conmigo, que hagamos fuerza, una causa común para que esto no le siga pasando a nadie, que por favor hablen y se les vaya el miedo”, concluyó.

 

× Whatsapp