Gelatina de vino blanco o tinto: la receta para sorprender a tus amigos

Una gelatina de vino tinto, y otra de vino blanco. ¿Te suena raro? Pues es un postre fácil, original, y que sorprende porque “pega” con todo. 

Este tipo de postre es claramente para adultos se ha vuelto popular sobre todo en Estados Unidos, pues las gelatinas con alcohol son una forma divertida de sorprender en reuniones con amigos, pero por supuesto, avisando siempre de qué están hechas. 

¿Cómo es este postre?

Lo primero que hay que tener en cuenta, es que, o hacés gelatina de vino blanco, o hacés gelatina de vino tinto: no se mezclan. Para la de vino blanco, te recomendamos algún Chardonnay, y en el caso del tinto, un Malbec.  

Ingredientes para la gelatina de vino blanco y tinto

  • ¾ de taza de un vino blanco
  • ¾ de taza de un vino tinto
  • La medida de una taza, llena de uvas verdes (libres de semillas)
  • ¾ de una taza de leche (esto es si quieres que tenga una textura más cremosa)
  • ¼ de azúcar de palma de coco o blanca
  • Gelatina sin sabor: esta depende de la cantidad que vayas a hacer
  • Opcional: frutas cortadas para decorar

Preparación

1. Mezclá la gelatina sin sabor con la leche y dejala en el microondas por 30 segundos, o solo dale un ligero hervor. 

2. Posteriormente, deja que se ponga a temperatura ambiente.

3. A esta mezcla, ponerla a fuego medio y cuando comience a hervir agregar el vino blanco y el azúcar.

Si tenés moldes o tazas pequeñas, es momento de usarlas para poder colocar la mezcla ahí y poner las uvas. Déjala en la heladera y esperá a que se transformen en una gelatina: solo recordá dejar un poco de espacio en el molde para la segunda gelatina de vino, con esto nos referimos a que no llenes totalmente los recipientes.

La gelatina de vino tinto tiene exactamente el mismo procedimiento, solo que con uvas rojas. En la primera mezcla (la que vas a meter al microondas), solo agregá un tercio de jugo de naranja y el resto, seguilo como si hicieras la gelatina de vino blanco: ambas son muy sencillas de hacer.

Una vez que enfríe la de vino tinto, puedes poner encima este. Claro, también podés empezar con el tinto y dejar el blanco arriba: esto es a criterio personal.

No menos importante: agrega las frutas para darle un twist a esta receta. Verás que esta nueva forma de probar el vino, te encantará.

Fuente: MDZ

× Whatsapp