Gerónimo Ortiz, gremialista de ATSA, advierte: “El personal de sanidad ya es insuficiente”

El secretario general adjunto de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) seccional San Luis, Gerónimo Ortiz, advirtió que, si se incrementan los casos de coronavirus en la provincia, habrá problemas con los recursos humanos en la salud pública. Por eso, pidió más controles en los ingresos y en el tránsito en territorio puntano, para que no haya brotes que compliquen el sistema.

“El Gobierno y el Comité de Crisis están buscando cuidar la salud de todos y de cada uno”, señaló el sindicalista, y cuestionó los cortes de ruta que hicieron los ruralistas de otras provincias en los límites con San Luis, para cuestionar los protocolos de ingreso: “No puede haber estas manifestaciones tan mezquinas”, lamentó.

“Los controles son lo correcto, pero hay que extremarlos”, pidió, y recordó que, la semana pasada, viajó de Villa Mercedes a Buena Esperanza por la autopista 55 y se cruzó con “6 o 7 puestos de la Policía Caminera”, sin que nadie lo detuviera. “No me pararon ni a mí ni a ningún camión; y había camiones parados a la vera de la ruta en el trayecto”, narró.

En este sentido, consideró que muchos trabajadores de sanidad “verían como positivo regresar a la fase uno, porque estamos al punto de desbordar todos y cada uno de los lugares establecidos para internación”.

Y añadió: “El personal (de sanidad) ya es insuficiente; si agregamos otros casos no sabemos cómo se va a contener”.

El problema con los recursos humanos en el sistema público de salud es un tema que empezó a generar preocupación por los aumentos de casos de coronavirus en el personal de sanidad: en La Toma son 3 los contagiados y en Tilisarao 16.

“Ya hemos tenido renuncias en el personal de enfermería, eso antes no se daba. Frente a esta situación hay compañeros que están renunciando”, alertó Ortiz.

Además de la presión obvia por la pandemia, el gremialista analizó que también las dimisiones están vinculadas a los cuestionamientos del Gobierno cuando aparecen positivos en el personal sanitario.

“Hoy resaltan la necesidad de los recursos humanos, enfermeros, mucamas, camilleros, personal administrativo, choferes de ambulancia, ellos son los que están soportando con mucha profesionalidad y son públicamente castigados, los tratan de negligentes”, remarcó.

“Son seres humanos y se van a contagiar, mucho más porque están expuestos y no cuentan con los elementos necesarios para resguardarse. Le están echando la culpa al mate que tomarían los trabajadores de Tilisarao”, resaltó, en referencia a la posibilidad que deslizaron desde el Gobierno que el hecho de compartir el mate en el hospital de esa localidad haya generado el brote.

“No dicen nada que esos mismos trabajadores sacan de su bolsillo para comprar los elementos de limpieza que no tienen”, criticó y aseveró que el personal de sanidad “ha extremado los cuidados porque saben bien que este Gobierno los abandonó”.

“Esta situación del verdulero no fue por el mate, si repetimos esto estamos poniendo al trabajador de la salud como causante de todos los males. Lo rechazo”, sentenció.

Ortiz también apuntó que el Gobierno “cree que la situación está centralizada en la capital, se olvidaron absolutamente de los trabajadores de la salud del interior”, y agregó que los inconvenientes por la falta de elementos de limpieza y vestimenta adecuada para prevenir contagios “se repite en cada hospital del interior”.