Hace 20 años fallecía Anthony Quinn, una multifacética leyenda del Hollywood dorado

El actor mexicano fue una de las grandes figuras del cine de tres décadas, gracias a papeles en cintas como “¡Viva Zapata!” y “Sed de vivir”, que le valieron dos premios Oscar, asi como el protagónico de “Zorba, el griego”, convirtiéndose en uno de los intérpretes más celebrados de su generación.

Este jueves se cumplen dos décadas del fallecimiento de Anthony Quinn, legendario actor mexicano de la época dorada de Hollywood gracias a sus roles en “¡Viva Zapata!” y “Sed de vivir”, que le valieron dos premios Oscar, y el protagónico en el clásico “Zorba, el griego”, convirtiéndose en uno de los intérpretes más celebrados de su generación.

Quinn, quien murió a los 87 años en Boston producto de un cuadro de neumonía que agravó su ya delicado estado de salud producto de un cáncer de esófago, partió un 3 de junio de 2001 dejando un total de 169 papeles en títulos del cine y la televisión a lo largo de su carrera, iniciada a mediados de la década del 30, y su legado como uno de los primeros y más famosos latinos en abrirse paso en el codiciado “star system”.

El rostro inconfundible y camaleónico del actor, nacido en la ciudad de Chihuahua e hijo de padre de origen irlandés y madre azteca que, tras atravesar una infancia repleta de adversidades, pasó a la historia en roles como el de Eufemio, el hermano menor del líder revolucionario mexicano Emilio Zapata, interpretado por Marlon Brando en “¡Viva Zapata!”, la película biográfica realizada en 1952 por el cineasta Elia Kazan.

Luego de llevarse una estatuilla de la Academia a Mejor Actor de Reparto por ese trabajo, el primero de la historia para un intérprete latinoamericano y el único recibido por uno mexicano, repitió el logro con “Sed de vivir” (1956), la también “biopic” realizada por Vincente Minnelli, con Kirk Douglas como el pintor neerlandés Vincent van Gogh y con Quinn como su colega francés Paul Gauguin.

TELAM

× Whatsapp