Homenaje a tres años del femicidio de una policía

Familiares y amigos de Melissa Kumber, una agente de la Policía de la Ciudad asesinada el 20 de junio del 2019 de un balazo en la cabeza por su pareja, un efectivo de la Federal con el que aparentemente se enfrentó a tiros durante una pelea en una casa del partido bonaerense de Quilmes, la recordarán a tres años del hecho con una sueltas de globos.

El encuentro comenzará a las 16 de este lunes en el playón ubicado en Avenida 844 y esquina 893 de San Francisco Solano, Quilmes, donde se reunirán -sin banderas políticas- en reclamo de justicia bajo la consigna “No fue una legítima defensa, fue un femicidio” y soltarán globos violetas.

“Los familiares y amigos pedimos una justicia con visión de género y la máxima pena para el acusado, que dejó a su propio hijo sin su madre”, contó a Télam Claudia Kumber, mamá de la policía y añadió: “Si bien la causa está elevada a juicio oral con el tribunal asignado, aun no tenemos fecha del juicio. Queremos que sea un juicio con jurado, sabemos que fue un femicidio y lo vamos a demostrar”.

Desde la ONG Atravesados por el Femicidio que acompaña el reclamo de justicia desde el primer momento de Melissa sostienen que “Mauricio Nicolás Sánchez, no actuó en legítima defensa y fue femicidio”.

“Sánchez asesinó a Melissa frente del hijo de ambos que tenía siete meses, todo ocurrió delante de él. El acusado argumentó que fue en legítima defensa ante el supuesto ataque de Melissa. Sin embargo, las pericias judiciales demostraron que ella jamás accionó su arma, fue Sánchez el que apuntó a la cabeza de Meli y la mató”, agregó el comunicado al que tuvo acceso Télam.

“Por su hijo y por nosotras apoyamos a la familia de Meli para reclamar justicia. No fue defensa propia, fue un femicidio”, finalizó. El crimen de Kumber, que al momento de su muerte tenía 27 años, ocurrió en la noche del 20 de junio del 2019, cuando los dos policías -que estaban franco de servicio- se encontraban en una casa situada en San Juan 2029, de San Francisco Solano, en el sur del conurbano.

En esas circunstancias, ambos efectivos, identificados como Melissa y Sánchez (33), efectuaron disparos de arma de fuego y resultaron heridos, por lo que debieron ser hospitalizados, añadieron los informantes. La mujer policía recibió un balazo en la cabeza, a la altura de la sien derecha, a raíz del cual murió esa madrugada, mientras que el federal quedó herido tras un balazo en uno de sus hombros. Tras ser dado de alta del hospital quedó detenido, señalaron en aquel momento las fuentes.

Fuente: El Tribuno