Impuesto a las Ganancias: el piso subirá después de que se publique el nuevo Presupuesto 2022

El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para modificar el Presupuesto 2022 se publicará durante junio y contendrá la nueva proyección oficial de inflación, indicaron fuentes oficiales. Para ese entonces, el Gobierno espera tener cerradas las rondas paritarias. Luego instrumentará la suba del piso del impuesto a las Ganancias que reclamó formalmente el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) preveía alistar los cambios en el Presupuesto el 15 de abril para alinearlo con la meta fiscal de déficit del 2,5% del PBI. La invasión de Rusia a Ucrania y su impacto en la inflación modificaron los tiempos, en momentos en que el propio organismo mencionaba la posibilidad de “recalibrar” el programa. Pero el Presupuesto debe actualizarse antes de mitad de año porque algunas partidas -sobre todo, las de subsidios energéticos- se agotan.

El jueves pasado, el vocero del Fondo, Gerry Rice, enfatizó que las metas fiscal, monetaria y de acumulación de reservas permanecían invariables, mientras la revisión técnica virtual para rubricar el cumplimiento de los objetivos del primer trimestre proseguía. “El programa económico se mantiene. El ministro (de Economía, Martín) Guzmán aseguró que el programa funciona como un ancla y los objetivos se mantienen”, dijo Rice.

EL “SINCERAMIENTO” DE LA INFLACIÓN

Pero tanto el Gobierno como el Fondo saben que la estimación de una inflación de entre 38 y 48% para fin de año quedó desactualizada. Fuentes del Gabinete económico admitieron que una inflación anual inferior al 60% en 2022 sería un “escenario optimista” y la ubicaron más cerca del 65%, en momentos en que los analistas privados la elevan a valores cercanos al 70%.

El Presupuesto pondrá sobre papel la proyección oficial, algo que el Ministerio de Economía se niega a hacer en público en momentos en que cualquier número no alcanza para anclar expectativas. Guzmán sostuvo que la inflación desacelerará desde el pico de 6,7% de marzo y 6% de abril. En el Ejecutivo esperan que el índice ronde el 5% en mayo y luego se acomode en un rango de entre 3 y 4% mensual. Y que el cumplimiento del programa económico sirva para anclar expectativas.

LA INTERNA A CIELO ABIERTO

“La política fiscal se ordena, la emisión monetaria baja y tuvimos muy buenos resultados en la última licitación de deuda. La brecha cambiaria bajó de 120% a 75% en tres meses. Sin embargo, las expectativas no han quedado del todo ancladas por la guerra y la situación conocida cuando pasó lo del FMI”, dijeron fuentes oficiales, en referencia al rechazo del programa desde el ala kirchnerista del Frente de Todos.

“Eso puede haber generado dudas sobre el rumbo. Ahora que no queden dudas, las cosas que dijimos que íbamos a hacer, las estamos haciendo”, enfatizaron. Guzmán concentrará la toma de decisiones en materia de precios, al haber incorporado a la Secretaría de Comercio Interior de Roberto Feletti a su organigrama.

LUEGO DE LAS PARITARIAS

Con las rondas paritarias cerradas y la proyección de subas salariales definida, el Gobierno instrumentará la suba del piso de Ganancias. Esto está previsto para julio. La semana pasada, Massa pidió, en una nota formal a Guzmán, elevarlo desde los actuales $ 225.937 a $ 265.000 de remuneración bruta, para que el tributo siga alcanzando al diez por ciento de los trabajadores. “Es una obviedad”, respondió el ministro.

También estará lista la suba en las tarifas de electricidad y gas, luego de las audiencias públicas. El secretario de Energía, Darío Martínez, debe instrumentar a los entes reguladores para que esos aumentos ocurran a partir del 1 de junio, según las fuentes oficiales. Admitieron que la segmentación podría demorar más. De todos modos, los aumentos no alcanzarán para reducir los subsidios 0,6 puntos del PBI, como se conversó con el Fondo.

El Presupuesto anotará las nuevas partidas destinadas a financiar las facturas de energía y mostrará de qué manera se las ingenia el Gobierno para reducir el déficit en 0,5 puntos porcentuales sin el recorte previsto en los subsidios.

Fuente: Cronista