Imputan a taxista como cómplice del femicidio de la mujer desaparecida por 68 días

La Justicia tucumana imputó a un hombre y a su presunto cómplice por el crimen de Julia Hortensia Ríos, la mujer buscada desde diciembre de 2020 y cuyo cuerpo fue encontrado el jueves en una plantación de caña de azúcar, en el centro norte de la provincia tras la confesión de su ex pareja que la había matado y había arrojado sus restos.

Durante la audiencia de formulación de cargos, que tuvo lugar este viernes por la tarde, el fiscal Ignacio López Bustos resolvió imputar por el delito de “homicidio agravado por mediar violencia de género” a Franco Guillermo Nieva (43).

El taxista Osvaldo Maximiliano Moya (33), en tanto, fue acusado de “encubrimiento agravado” del crimen.

López Bustos solicitó además la prisión preventiva por tres meses para ambos sospechosos, pero la jueza interviniente hizo lugar al pedido del fiscal con respecto a Nieva, y resolvió dos meses de prisión para el presunto cómplice.

Los restos de Ríos, buscada desde el 26 de diciembre pasado cuando fue vista por última vez en La Reducción, fueron hallados por la policía el jueves último en el interior de un descampado frente al Ingenio Bella Vista, ubicado a casi 6 kilómetros de la ruta 301, cerca del Río Colorado, en el departamento de Lules.

Fuentes policiales informaron que el hallazgo se produjo luego de que la ex pareja de Ríos confesara que la había asesinado e indicara donde había arrojado el cuerpo, mientras era interrogado por los investigadores sobre la desaparición de la mujer, durante un allanamiento realizado en su vivienda.

Los voceros indicaron que Nieva, dos días después de la desaparición de Ríos, publicó en su cuenta de Facebook una foto de la mujer solicitando ayuda para encontrarla, como una forma de desviar la investigación y le dijo a la familia de la víctima que había huido de su casa.

El fiscal sostuvo en el documento de formulación de cargos que el 26 de diciembre de 2020, a las 22, Nieva agredió a Ríos provocándole lesiones con la intención de asesinarla, en la vivienda ubicada en la zona de San Rafael de Lules.

Familiares de la víctima aclararon que Ríos y Nieva vivían juntos, pero estaban separados como pareja desde hacía 7 meses a causa de las agresiones que la mujer sufría de parte del imputado.

Nieva y Ríos vivían en la misma casa pero estaban separados

“Luego de asesinar a la mujer, Nieva llamó a Moyano y le pidió el taxi – Renault 11 de color rojo – para trasladar y arrojar el cuerpo en una plantación de cañas de azúcar donde el jueves pasado fue encontrado”, agregó el fiscal.

López Bustos señaló, además, que una testigo vio a los dos imputados a bordo del taxi, frente a la casa (de la víctima) la noche en que Ríos fue asesinada.

El relato del taxista sobre lo que ocurrió la noche que desapareció Ríos

Por su parte, Moyano negó las acusaciones y declaró que conoce a Nieva porque eran vecinos y que la noche del crimen él regresaba a su casa luego de trabajar, cuando en la ruta se “cruzó con Nieva, iba caminando en la oscuridad con su hijo de dos años” y decidió llevarlos hasta su domicilio.

Según el relato de Moyano, Nieva le propuso alquilarle por 2.000 pesos el auto porque lo necesitaba para verse con una mujer esa noche y al principio, el taxista dijo que dudo en hacerlo, pero luego cedió porque “necesitaba el dinero”.

De acuerdo a este acusado, volvió a las 22 a buscarlo a su casa, fueron juntos en el auto hasta un Ingenio Bella Vista, él se bajó del vehículo y Nieva se fue conduciendo hasta que dos horas después se lo devolvió.

“A los días veo que él salía en una nota de prensa y que se hablaba sobre la desaparición de la mujer”, afirmó el taxista que declaró ante la Justicia por pedido de la familia de Ríos.

Tras la declaración de Moyano, la Justicia procedió a secuestrar el taxi para someterlo a pericias.

Fuente: Crónica

× ¿Te ayudamos?