Incendio y tragedia: la abuela y sus dos nietas murieron intoxicadas con monóxido de carbono mientras dormían

Con una tragedia amanecieron ayer todos los mendocinos por la triste noticia de tres fallecimientos como consecuencia de un incendio en Guaymallén. Una señora de 70 años, su nieta de 16 y una bisnieta de 10, perdieron la vida al intoxicarse con monóxido de carbono mientras dormían. Se investiga el motivo del siniestro.

Bomberos, ambulancias y móviles policiales poblaron este lunes cerca de las 5 la zona de calle Moyano al 300, en el distrito de Pedro Molina. Los vecinos habían llamado al 911 para reportar sobre las llamas que se apreciaban en el interior de una de las casas. A pesar de todo el despliegue de las fuerzas, las consecuencias fueron negativas. Entre bomberos del Cuartel Central y efectivos de la comisaría 25 extrajeron a las víctimas, pero una de ellas, Ema Carolina Zapata (70), ya se encontraba sin vida. Del inmueble retiraron también a dos menores. Aldana González (16) y Sheila Ares (10), nieta y bisnieta respectivamente de la mujer. Ellas fueron trasladadas al hospital Notti, en donde minutos después fallecieron pese a los esfuerzos médicos. A las tres les practicaron reanimación en la vía pública una vez que las sacaron de la vivienda, y a dos las mantuvieron vivas hasta llegar al nosocomio. Todas residían en esa vivienda y eran las únicas que estaban en el momento del incendio.

Pericias para saber qué sucedió El caso quedó bajo la órbita de la fiscalía de Homicidios, a cargo de Andrea Lazo. Hasta anoche la magistrada no tenía el adelanto de los peritajes para saber qué originó el fuego. Sí los primeros trabajos en la escena pudieron confirmar que hubo pérdidas totales en el sector del living y cocina, aunque las llamas no llegaron a los dormitorios donde descansaban las víctimas. Los cuerpos de las fallecidas no tenían signos de quemaduras y como causa de muerte aparece inhalación de monóxido de carbono, es decir, se ahogaron con  el humo. Peritos trabajaron durante toda la jornada y se examinaron los artefactos que había en la propiedad, para establecer si alguno presentó fallas para desatar el siniestro. No hay sospechas de un hecho intencional y se trataría de un accidente.

Fuente: Los Andes