Incendios azotan al humedal más grande del mundo, en Brasil

Se calculan cerca de 5.741 incendios. Más del 20 % del humedal está destruido por las llamas. Las llamas que ya han destruido más del 20 por ciento del Pantanal, el humedal más grande del mundo, ubicado en Brasil, también están afectando a São Paulo. Columnas de humo llegaron a la metrópolis brasileña más contaminada del país, que cuenta con unos 12 millones de habitantes.

Debido a la mezcla de las cenizas y la polución, en algunas localidades de Rio Grande do Sul y Santa Catarina (sur) ha caído lluvia negra. Un fenómeno que según los servicios meteorológicos de este país puede ocurrir también en São Paulo.

Las llamas en este santuario de 250.000 kilómetros cuadrados de extensión y de una riquísima fauna están lejos de extinguirse. Según datos oficiales, los 17 primeros días de septiembre de este año se registraron 5.741 incendios, superando los 5.498 ocurridos en todo septiembre de 2007, que hasta ahora eran récord para el mes.

“El desastre en curso en el Pantanal no tiene precedentes, pero podría haber sido mitigado. Desde finales del año pasado había indicios de que la sequía sería grave. Faltaron planificación e integración”, dijo Alice Thuault, directora adjunta del Instituto Centro de Vida, una ONG que monitorea la deforestación y los incendios en el ecosistema.

La gobernación del estado brasileño de Mato Grosso pidió ayer más refuerzos y equipos, incluyendo militares y aviones para combatir los incendios, debido a que la alerta se mantiene, aunque las lluvias del domingo dieron un alivio.

(Pueblos indígenas, claves para proteger el 50 % del territorio mundial)

Organizaciones ecologistas y algunos gobiernos europeos defienden que los alarmantes datos de destrucción en la Amazonia y el Pantanal obedecen a la retórica del presidente del país, el ultraderechista Jair Bolsonaro, que defiende la explotación de los recursos naturales en esos biomas.

El mandatario, sin embargo, asegura que Brasil es el país que “más preserva” el medioambiente y el viernes pasado afirmó que los gobiernos extranjeros que protestan por los incendios forestales son los mismos gobiernos que “ya quemaron todo”.

Aunque estos incendios son naturales en esta época en el Pantanal, la organización ecologista Instituto SOS Pantanal calcula que más del 90 por ciento de los de este año fueron provocados por hacendados y colonos interesados en ampliar sus tierras para cultivo y ganado. De hecho, la Policía Federal ha iniciado esta semana una operación llevada a cabo  contra cinco grandes hacendados acusados de haber comenzado los incendios.

Animales afectados                                                                                

En un escenario sombrío, con una inmensa cortina de humo y en el que las brasas elevan la temperatura los hasta 43 grados Celsius, emergen los cadáveres de caimanes, aves de gran porte, venados, marsupiales, ganado vacuno y felinos que no consiguen escapar de las llamas.

De acuerdo con Ramos Ribeiro, responsable de un centro de acogida que instaló el Gobierno para estos casos, “los animales de pequeño porte y los más lentos, como osos hormigueros y erizos, son los más vulnerables”, aunque especies como el jaguar también están amenazadas por los incendios.

Los guacamayos azules, perseguidos hace tiempo por el comercio ilegal, también enfrentan este año la amenaza de estos incendios, ya que las llamas han llegado al santuario que los alberga.

¿Por qué es importante el Pantanal?

Declarado reserva de la biosfera por la Unesco y santuario de una riquísima fauna, el Pantanal, actualmente presa de las llamas, es el mayor humedal de agua dulce del planeta, y lo comparten Brasil, Bolivia y Paraguay.

Engloba “varios ecosistemas mezclados, como bosques de diferentes tamaños y composiciones vegetales, sabanas húmedas y secas, pastizales y palmerales naturales”, además de lagunas, cursos de agua y áreas de deposición de sedimentos, explica WWF.

Apenas el 4,6 por ciento del Pantanal brasileño se encuentra protegido en unidades de conservación, según el Ministerio de Medioambiente.

Además, según WWF, el Pantanal alberga 656 especies de aves, 159 de mamíferos, 325 especies de peces, 98 de reptiles, 53 de anfibios y más de 3.500 de plantas. También es la casa del Jaguar (Panthera onca), el mayor felino de las Américas, catalogado como especie “casi amenazada” de extinción.

Las principales amenazas de este humedal derivan de la expansión de la agricultura cerca de los ríos, de la multiplicación de proyectos de infraestructura, así como de la deforestación y las quemas incontroladas. 

Fuente: El Tiempo