Incertidumbre por el destino de la acusada de matar a su hijo y que violó la domiciliaria

 

PASCUAL CELDRÁN (ABOG. DEFENSOR) {mp3}celdran05042018{/mp3}

 

Liliana Luchessi, la mujer acusada de matar a golpes a su hija, espera en la comisaría novena que el juez Correccional y Contravencional de Villa Mercedes defina si la procesa por violar la prisión domiciliaria que gozaba desde el año pasado. Lo que resuelva el magistrado generará polémica porque si le dicta la prisión preventiva la Cámara del Crimen la puede revocar; también puede procesarla y ordenar que siga detenida en su casa.

 

Las pericias psiquiátricas y psicológicas que el juez Santiago Ortiz ordenó  ayer serán claves para el futuro mediato de Luchessi. El magistrado quiere tener un panorama amplio sobre el funcionamiento mental y también orgánico de la mujer, que tiene una enfermedad neurológica. El martes próximo vence  el plazo de defensa que solicitó Pascual Celdrán, el abogado de la acusada.

 

Pero existe un futuro con aún más incertidumbre para Luchessi. El juicio oral que comenzó en febrero del año pasado por el homicidio agravado de su hijo Jair sigue suspendido y el tribunal debe resolver una recusación planteada por Celdrán. El caso es atípico en la justicia puntana: un debate oral no puede estar más de diez días hábiles  suspendido.

 

“Ella mantiene el estado de inocencia. Una persona que ha estado dos años sin sentencia debe recuperar la libertad según lo establecen los pactos internaciones. En este caso se habían excedido en los plazos de la prisión preventiva y para no agravar su situación le dieron la  domiciliaria”, explicó Celdrán.

 

¿Qué puede pasar si Luchessi es declarada inimputable por un tribunal? Para Celdrán una de las posibilidades es la internación en un hospital neuropsiquiátrico.

 

La muerte de Jair ocurrió el 16 de junio de 2014. Según la autopsia, el cuerpo del nene de poco menos de dos años presentaba múltiples hematomas.

 

Luchessi fue sorprendida en un recital de La Barra el fin de semana pasado. Al parecer una policía la reconoció entre el público y la detuvo por violar la orden judicial.