Investigan la muerte de una mujer en Córdoba: su familia asegura que se trató de un femicidio

Las vecinas de Virginia Avaca (32) sabían que ella sufría violencia de género. El pasado viernes 14 de enero escucharon gritos y golpes y se acercaron a la casa de la calle Bancalari 1017 a ver qué sucedía. Se encontraron con el peor escenario: Virginia estaba muerta sentada en un escalón con un cinturón en el cuello.

El novio de ella, Diego Altamirano (41), con quien convivía hacía cuatro años, cortó una botella y quiso agredir a sus vecinas. Al momento llegó la Policía y el hombre se autolesionó, según relataron.

Los policías impidieron que se suicidara, tal como amenazaba, y lo trasladaron al Hospital de Urgencias de la ciudad de Córdoba donde aún permanece internado con custodia policial e imputado por homicidio.

El hecho se investiga en la fiscalía del distrito 2, donde se ordenó la realización de la autopsia al cuerpo de la mujer. La causa comenzó a investigarse el viernes por el fiscal de feria, Víctor Chiappero, quien la caratuló como homicidio, y continúa a cargo de la fiscal María Eugenia Pérez Moreno.

La familia de Virginia no duda en que se trató de un femicidio: “Ella lo había denunciado en reiteradas oportunidades y por este vínculo violento de hecho, la Senaf había tomado una medida de excepción con las tres hijas de la mujer (de anteriores relaciones), por lo que las dos más grandes quedaron al cuidado de su papá y la más chica a cargo de los padres de Virginia”, dijo Carlos González Quintana, abogado de la familia, en diálogo con La Voz.

González Quintana, en representación de los padres de Virginia, pedirá este miércoles constituirse como querellante en pos de ayudar en la investigación y aportar “pruebas en relación al cuadro de situación con muchos años de violencia, en torno al perfil del imputado y a la vulnerabilidad extrema a la que estaba sometida la víctima con problemas de consumo, vulnerabilidad económica y un delicado estado de salud mental”.

Testimonios

Fabiana Avaca es tía y madrina de Virginia. En medio de la angustia por la pérdida de un ser querido, aseguró que a pesar del apoyo que le brindaron siempre sus padres y su familia, Virginia no pudo salir del círculo de violencia en el que estaba sumida.

Recordó una denuncia en particular que su sobrina hizo en el Polo de la Mujer tras un episodio en el que él le quemó todas sus pertenencias: “Ella se había ido a vivir un tiempo con sus padres, lo denunció pero luego volvió con él. ‘Vicky’ era una persona muy alegre, cocinaba muy rico y siempre hacía algo especial para las juntadas familiares. Mi hermano no se explica por qué seguía con este tipo”, dijo Fabiana.

La causa sigue en investigación y de avanzar hacia la hipótesis de femicidio, se suma a otras dos causas de muertes violentas de mujeres en lo que va del año en la ciudad de Córdoba. La primera de ellas, fue la de Elizabeth Alejandra Boix (61) en barrio Argüello y también se investiga la muerte de su exmarido, Juan Pascual Tiglio (61). Aunque aún no se sabe cuál fue la mecánica de la muerte, ya que esperan los resultados de las autopsias, la principal hipótesis que manejaban desde la justicia era un femicidio seguido de suicidio.

El otro hecho sucedió el viernes 14 en barrio Marqués Anexo. Allí Leonela Moyano (32) fue baleada y su novio, Ángel Sosa (26) quedó detenido por el crimen.

En 2021 fueron 15 las víctimas de violencia machista en la provincia de Córdoba.

Para denuncias o consultas por violencias de género: línea 144, de Nación

Fuente: La Voz