Joven víctima de violencia de género denuncia que una jueza la puso en riesgo

AUDIO: Anabella Amaya.

{mp3}AnabelaAmaya1907{/mp3}

 

Anabella Amaya sigue su peregrinar en busca de justicia. La joven de 20 años oriunda de Tilisarao que denunció reiteradas veces a su ex novio, el policía Jonathan Amaya –ahora en disponibilidad-, por episodios de violencia de género y que el fin de semana sufrió otro ataque, apunta a la jueza Penal Patrica Besso por dejarla sin su teléfono celular donde tiene la aplicación del botón antipánico.

 

El fin de semana, la joven asistió a una fiesta “a unas dos cuadras de donde él estaba”, contó. El policía tiene una restricción de acercamiento a trescientos metros y comenzó a hostigarla con llamados desde un número privado, contó Annabella.

 

“Cuando salí de la fiesta, atendí un llamado de un número privado y era él. Me dijo que ya tenía lo que tenía que hacer. Voy a encontrarme con él, me agarra por la fuerza y me mete a su casa. Ahí me amenazó y hubo una situación de abuso; me dejó encerrada y la Policía me sacó por una ventana, a él se lo llevaron detenido sin esposas y el martes la jueza lo deja en libertad sin notificarme y sin devolverme el teléfono porque estaba secuestrado para pericias”, contó.

 

Jonathan Amaya es hijo del ex poderoso jefe de la Unidad Regional III de Policía, Italo Solano Amaya, por eso las sospechas del encubrimiento policial tienen densidad.

 

Anabella quiere que la causa por los violentos hechos que sufrió quede radicada en la Justicia de San Luis, no en la de Concarán. “El primer hecho ocurrió en agosto del año pasado en La Toma, que depende de los juzgados de San Luis. Mañana estaré en el Superior Tribunal de Justica”, adelantó.