Juan Bovino fue condenado a perpetua por el femicidio de Carla Rivas

Juan Eduardo Bovino, alias “Juancito”, de 24 años fue juzgado este martes como autor del femicidio de Carla Rivas, cometido en 2017 en la ciudad de Santa Fe, y resultó condenado a prisión perpetua. Además se lo condenó por intentar quitarles la vida a los tres hijos de Rivas y por evadirse del edificio de los tribunales de la capital provincial. Además, fue declarado reincidente a raíz de un antecedente penal condenatorio que ya tenía.

La pena fue impuesta por unanimidad por el tribunal integrado por los jueces Jorge Patrizi (presidente), José Luis García Troiano y Pablo Ruiz Staiger en el marco de un juicio oral que finalizó esta mañana. Los fiscales Ana Laura Gioria y Andrés Marchi representaron al Ministerio Público de la Acusación (MPA) en el debate.

En relación a la investigación, Gioria describió que en el inicio Bovino fue imputado como autor del homicidio calificado por el medio idóneo y por alevosía, pero que “a medida que avanzamos con las diligencias y pudimos conocer la realidad y el contexto de sometimiento que sufría Carla Rivas, le atribuimos a Bovino el femicidio”, describió la fiscal.

De acuerdo a lo que describieron los fiscales, el femicidio de Rivas ocurrió el viernes 1 de diciembre de 2017, alrededor de las 14.30 en una vivienda de barrio Chalet, donde estaban las víctimas. Bovino ingresó al domicilio, abordó a la mujer de forma violenta y la golpeó en distintas partes del cuerpo con el objetivo de que no pudiera escapar del incendio que pretendía iniciar. A los minutos, roció con combustible el piso y lo prendió con fósforos. La mujer falleció a causa del ataque y sus hijos sobrevivieron gracias a que un vecino los ayudó a salir de la casa y fueron trasladados de urgencia a los hospitales Cullen y Alassia. Bovino por su parte huyó luego de cometer los delitos.

Estuvo libre hasta el lunes 21 de mayo de 2018, fecha en que se concretó su detención luego de una orden que se libró recién en abril. Tres días después, se lo trasladó al edificio de tribunales en la ciudad de Santa Fe para la realización de una rueda de reconocimiento y ahí fue cuando se escapó. Estaba alojado en una celda del subsuelo y antes de la audiencia, desamuró y arrojó al suelo un ventilador extractor de aire que estaba a poco más de dos metros de altura. Estuvo prófugo hasta el 28 de agosto de 2018, cuando fue interceptado por personal policial.

Gioria explicó que “si bien entre el condenado y Carla no hubo una relación afectiva sentimental, sí se trataba de cierta amistad y confianza, la cual fue aprovechada por el hombre para someterla, retenerla en su casa contra su voluntad y, finalmente, para quitarle la vida”, y agregó la fiscal que “fueron muy importantes la información y los datos aportados por la familia de la víctima y por distintos actores del barrio Chalet”. Se conoce que Carla y Bovino se conocían porque el hombre visitaba con frecuencia la casa lindante de la víctima, eran prácticamente vecinos.

Durante el juicio se supo que Carla Rivas era a su vez víctima de violencia de género por una ex pareja y ante el acoso y las amenazas aceptó mudarse a una casa que le ofreció Bovino en Recreo a cambio de su casa en barrio Chalet. Esto ocurrió dos meses antes de su femicidio. Cuando llegó, engañada, la retuvo en contra de su voluntad, la golpeó durante casi una semana y la obligó a prostituirse. En ese tiempo el entorno de Bovino le entregó dinero a uno de los hijos de Carla para que compre alimentos, y cuando la mujer logró escaparse y volver a su domicilio fue amenazada con que le iban a quemar la casa si no devolvía esa plata que ella no tenía. Finalmente, cumplieron con la amenaza y Carla fue asesinada con fuego.

En cuanto a la calificación legal, Bovino fue condenado como autor del delito de homicidio calificado (por la utilización de un medio idóneo para crear un peligro común y por haber mediado violencia de género, femicidio). La pena también se le impuso por la autoría de tentativa de homicidio calificado (por la utilización de un medio idóneo para crear un peligro común) reiterado en tres ocasiones en perjuicio de los hijos de Rivas. Asimismo, se lo condenó como autor del delito de evasión y fue declarado reincidente.

Fuente: UNO SANTA FE

× Whatsapp