Juicio por el homicidio de Casandra: forenses afirmaron que la muerte de la cadete era inevitable

En la última audiencia del año del juicio oral por la muerte de Casandra Fernández, la cadete que fue baleada en un ejercicio en el cerro Retana, dos médicos forenses complicaron la situación procesal del oficial principal Walter Rubén Miranda.

Los peritos Luis Lucero Arienti y Marcela Gómez coincidieron en que Casandra no podía sobrevivir al disparo que recibió mientras oficiaba de custodio de una persona VIP, en medio de una práctica.

Los forenses consideraron que fue el disparo el que le causó la muerte, y no la falta de atención médica inmediata, como plantean los abogados de Miranda.

“La muerte era inevitable, había perdido masa encefálica. Podía tardar más o menos, pero no podía sobrevivir”, resumió a SanLuis24 Jorge Merlo, el abogado de la familia de Casandra.

Si bien todavía falta la declaración de los cadetes que participaban de la práctica, Merlo consideró que “ya está clara la responsabilidad de Miranda” en el hecho.

Casandra recibió un disparo en la cabeza el 14 de noviembre de 2012, en el cerro ubicado a 20 kilómetros de la capital puntana. En el ejercicio, la joven cadete debía custodiar a un compañero que hacía las veces de persona VIP. Miranda fue invitado a participar de las actividades y ofició de agresor.

Con su arma reglamentaria, que debía estar descargada, el oficial disparó a la cabeza de Casandra. La pistola estaba cargada: el proyectil ingresó por el ojo derecho y salió a la altura de la oreja de la mujer.

Inmediatamente, se montó un operativo para brindarle asistencia médica, pero debieron pasar varias horas para que los profesionales pudieran llegar hasta el lugar y la trasladaran hacia el Hospital San Luis.

En el Complejo Sanitario murió el 27 de noviembre, como consecuencia de las heridas. Miranda fue imputado de “Homicidio Culposo”.

Por la proximidad de la feria judicial, la Cámara Penal N°1 que lleva adelante el juicio suspendió las audiencias hasta el mes de febrero del 2019, sin fecha concreta definida. Aún queda recibir la declaración de varios testigos, sobre todo de quienes estaban en el lugar el día que se produjo el hecho.