La anciana asesinada tenía dos puntazos en el corazón y respiró antes de calcinarse

La conclusión de la médica forense Marcela Gómez es contundente: Rosula Camargo recibió dos certeras puñaladas que le perforaron el corazón. La agonía se estiró hasta que las llamas comenzaron a envolverla pero la causa de muerte fue un shock hipovolémico o, lo que es lo mismo, murió desangrada.

 

La prueba de docimasia pulmonar dio positiva y determinó que “la víctima respiró antes de la calcinación”, según el informe forense.

 

El corazón de Camargo tenía dos heridas cortantes, una de un centímetro y medio y otra de uno.

 

En cuanto al grado de calcinación la perito describió una “fascie irreconocible por la calcinacinación  que presenta el cadáver, sutura y cráneo intactos, sin interés médico legal”.

 

La forense también revisó a la detenida y presunta homicida, María del Carmen Yacobino y constató “excoriaciones de 3 cm en antebrazo derecho data de tres días, 2 excoriaciones en brazo derecho de 3 cm, 1 hematoma en brazo derecho de 5 cm, excoriación en rodilla de data de 1 día de evolución. NATURALEZA DEL ELEMENTO UTILIZADO PARA PRODUCIRLAS: UNGULACIONES (UÑAS) HA PUESTO EN PELIGRO SU VIDA : NO INUTILIZA DE MANERA PERMANENTE : NO”.

 

Hoy a la mañana Yacobino será llevada a declarar de forma indagatoria. Fuentes de la investigación confirmaron a SanLuis24 que la pesquisa se cerró con la mujer, que es sobrina de la víctima, y que no han surgido elementos como para sospechar de la participación de más personas.