La bajante del Paraná ocasionó pérdidas por casi US$280 millones en los primeros 5 meses del año

La bajante extraordinaria del Río Paraná provocó pérdidas en la exportación de granos y derivados por US$279.689.670 millones en lo que va de este año, como consecuencia de la menor cantidad de carga en los barcos. Los navíos deben completar los viajes en otros puertos y además hubo “castigo” a los precios FOB argentinos, por los incumplimientos comerciales con otros países debido a las complicaciones logísticas.

Los datos se desprenden de un informe de Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), que remarca que de los casi US$280 millones, US$138,25 millones corresponden a un aumento de costos por los denominados “falsos fletes”, que es la imposibilidad de cargar los buques de menor capacidad a tope.

Estas embarcaciones no pudieron completar sus cargas en puertos ubicados más al sur del país o en Brasil, producto de que su remanente no justifica económicamente amarrarlas en otras terminales, lo que produjo que “se vean obligadas a salir a ultramar con menor mercadería en la bodega”.

El costo de “falso flete” se explica por la imposibilidad de cargar los buques de menor capacidad a tope, o a la capacidad promedio con calado habitual de 34 pies de la vía navegable. (Crédito: BCR).

Con todo, la mejora del caudal de agua del Paraná es una buena noticia para la agroindustria, en plena recolección de granos gruesos. En ese sentido, el Instituto Nacional del Agua (INA), detalló este martes que si bien las condiciones son, en general, mejores que las observadas en 2020 y 2021, la perspectiva climática “aún no permite establecer un límite temporal del escenario de aguas bajas predominantes iniciado en marzo de 2020″.

Por otro lado, el documento de la entidad bursátil añade que los buques de mayor capacidad suelen completar las cargas con mercadería ubicada en los puertos al sur sobre el océano atlántico como Quequén, Necochea y Bahía Blanca.

El costo se incrementó debido al ajuste del volumen de carga en el Gran Rosario, que obligó a los buques de menor porte a salir con menor tonelaje a ultramar, y a los de mayor porte a incrementar el volumen cargado en puertos donde el precio de origen de mercadería era mayor. (Crédito: BCR).

“Si bien esta es una práctica habitual en años normales, producto de que los buques de mayor porte y calado no pueden cargarse en plenitud en los puertos del Up-River por su calado de diseño, la bajante obligó a incrementar esta carga adicional”, recalcaron los técnicos de la entidad, lo que significó un costo extra de US$115,6 millones que deben pagar exportadores argentinos.

En tanto, el costo por menores precios de exportación para el aceite y la harina de soja nacional, asociados al riesgo, asciende a US$25,8 millones. “Existe un castigo en el precio de estos productos argentinos que se traduce en una presión a la baja de las primas FOB argentina en relación con otros orígenes, como el brasileño”, puntualizó la entidad.

La bajante alcanzó un registro que no se daba hace cas 80 años

A mediados de enero, el INA indicó que el río registró -44 centímetros sobre el nivel del mar, un nivel que no se alcanzaba desde el año 1944. La bajante histórica que comenzó en marzo del 2021, no sólo provocó consecuencias económicas sino también cambios en la vida ambiental, productiva y social de las ciudades que se encuentran ubicadas a la vera del Paraná, en distintas provincias.

En la última semana de abril, el nivel del Río Paraná en Rosario volvió a superar el umbral de los dos metros, cuando había comenzado dicho mes por debajo del metro. (Crédito: BCR).

Además, afectó la fauna al dejar seco el valle de inundación, produjo inconvenientes en el riego de cultivos y complicó las producciones industriales que necesitan captar agua.

Fuente: TN