La banda narco detenida traía la cocaína del norte del país

En unas mil fojas la Dirección General de Lucha contra el Narcotráfico dejó plasmado el funcionamiento de la organización detenida el sábado, encabezada por una mujer, que vendía cocaína en San Luis y zonas cercanas. La sustancia, según la investigación, provenía del norte del país, de una porción fronteriza que no fue precisada por los investigadores.

 

Los seis detenidos –cuatro mujeres y dos hombres-, están detenidos y a disposición del Juzgado Federal. Mañana serán trasladados a prestar declaración indagatoria, adelantó un informante. 

 

En medio de una fuerte reserva pudo saberse que los detenidos son familiares directos y políticos. Una fuente judicial apuntó dos apellidos: Pedernera y Fantino.

 

El lunes el jefe de la dirección antidrogas, comisario general Hernán Soloa explicó que se trata “de una organización cerrada, quien la dirigía es una integrante de la familia y el resto tiene vínculos directos o políticos con funciones determinadas en el acopio de la sustancia y la distribución”.

 

El investigador aclaró que esa característica de la banda, la de ser cerrada, hizo que la investigación se estirase durante un año y ocho meses porque no tenían filtraciones. “Como se dice en la jerga ´todo se cocinaba adentro´”, resumió.

 

La tarea de inteligencia sobre la banda no sólo se limitó a establecer la forma en que ingresaban la cocaína a la provincia y la distribuían al menudeo sino que también quedó establecido el crecimiento patrimonial y económico de sus integrantes, un aspecto clave en una causa por narcotráfico.

 

Soloa indicó que la sustancia “provenía del norte del país, probablemente desde la frontera” aunque no quiso dar más detalles sobre la cadena de ingreso a la provincia.

 

Los allanamientos se hicieron en Potrero de los Funes, Merlo, en los barrios Las Américas y Universitario de la ciudad de San Luis, en una casa de la calle Constitución y Tomás Jofré más un operativo callejero en la avenida Ejército de los Andes.

 

La líder de la organización –reveló Soloa-, no tenía antecedentes delictivos, sí algunos de los otros miembros.

 

Durante los allanamientos los agentes antidrogas secuestraron más de dos mil seiscientas dosis de cocaína, cuatro autos y una moto.

 

Soloa dijo que la investigación sobre la banda “está cerrada” y descartó más detenciones vinculadas a ella.