La Cámara alta convirtió en ley la Educación Ambiental Integral

El proyecto que establece el derecho a la Educación Ambiental Integral como una política pública nacional fue convertido en ley este jueves en el Senado por unanimidad, con 58 votos afirmativos. La iniciativa fue impulsada en conjunto por los ministros de Educación, Nicolás Trotta, y de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, quienes estuvieron presentes en los palcos durante el debate.

“Es un día histórico para nuestro país porque estamos saldando una deuda con nuestra casa común: a partir de hoy la educación ambiental integral va a ser una política pública y de Estado”, enfatizó la senadora nacional por San Luis, María Eugenia Catalfamo, en el inicio del debate de la Ley de Educación Ambiental Integral aprobada en la madrugada de este viernes.

La legisladora puntana resaltó que es otra oportunidad para “seguir sumando derechos” y un paso “fundamental poder generar conciencia ambiental”, procurando “llevar adelante un proceso de visibilización, sensibilización y concientización de la problemática ambiental desde una mirada más igualitaria y transversal, incorporando una perspectiva federal y también de género, que promueva el respeto por las diversidades culturales, nuestros pueblos originarios y la democracia participativa”.

Catalfamo remarcó, además, “debemos abandonar esa errónea interpretación de que no es posible compatibilizar el desarrollo económico y social, con la posibilidad de vivir en un ambiente sano y diverso, promoviendo una relación armónica con la naturaleza”.

Y puso especial énfasis en sostener que “si no tomamos conciencia de esto, condenaremos sin dudas a las futuras generaciones a tener que lidiar con la mayor catástrofe climática y ambiental que la humanidad haya enfrentado jamás”.

Al cierre, reconoció “la capacidad que hoy tienen las juventudes para hacernos ver estos problemas” porque “pienso que las nuevas generaciones tenemos la responsabilidad de frenar esta tragedia” y bregar “para alcanzar en los próximos años un desarrollo económicamente eficaz, socialmente equitativo y ecológicamente sustentable”.

Presente en el recinto, la senadora Gladys González (Pro) se preguntó “por qué una humanidad que ha avanzado tanto en ciencia y tecnología incrementando su esperanza de vida vuelve a enfrentarse a una pandemia, que pone en crisis fundamentalmente la forma en que vivimos. ¿Qué lección no aprendimos del pasado?”. La legisladora bonaerense hizo especial hincapié en los efectos de la crisis sanitaria y advirtió que mientras nos preocupamos de la misma “tomamos decisiones que tienen que ver con mirar hacia adelante aprendiendo de lo que vamos dejando atrás. Lo que decidimos hoy va a ser determinante para evitar futuras pandemias”.

Por eso, agregó, que en materia ambiental los políticos, como ciudadanos, “tenemos la obligación de pensar en nuestra breve e insignificante vida personal en esta tierra; en nuestra propia y mezquina supervivencia, en nuestro efímero éxito individual. Pensar en la trascendencia de las acciones colectivas en pos del bien común”. Para eso habló de “no destruir ecosistemas, proteger la biodiversidad, evitar que aparezcan enfermedades zoonóticas como el Covid”.

En su intervención, Juan Carlos Marino (UCR) –uno de los autores del proyecto aprobado- señaló que esta ley “es el instrumento que creará conciencia en nuestros jóvenes, pero también en la sociedad toda”, y apuntó que “pensar una educación ambiental para el siglo XXI creo que constituye el mayor de los desafíos que podemos tener para la conciencia social”.

Por su parte, el senador santafesino Roberto Mirabella (FdT) consideró que esta ley “va a transformar a la sociedad en momentos de crisis ambiental, crisis climática” y consideró su aprobación “una muestra de fortalecer una política de Estado en materia ambiental”.

A continuación, el pampeano oficialista Daniel Lovera (FdT) afirmó que “estamos impulsando un nuevo paradigma en el cual todos los actores ciudadanos debemos asumir un nuevo compromiso para llegar a alcanzar un nuevo derecho”. Para el legislador del Frente de Todos, sostuvo que “la ley de educación ambiental integral permite reconocer y llevar a la práctica los nuevos objetivos a desarrollar en el marco de la educación en todos los niveles”.

En su intervención, el senador nacional Alfredo De Angeli (Pro) ponderó vivamente la ley, pero reprochó que proyectos como ese no pasen por la Comisión de Agricultura que él preside, “porque tenemos mucho que aportar” en la materia. Lo mismo ocurrió en su momento con la ley del fuego, recordó.

Sobre el final del debate, el senador chaqueño Antonio Rodas (FdT) consideró a esta ley “una deuda que teníamos con la democracia” y afirmó que “los temas ambientales afortunadamente han llegado para quedarse; la educación en esa materia es el legado que le dejaremos a nuestros hijos y nietos como punto de partida para el cuidado de nuestra casa común”.

Sin embargo el discurso contemporizador del diputado chaqueño concluyó con una dura embestida contra la oposición. Justo cuando la presidenta provisional del Senado le pedía redondear su larga exposición, Rodas reclamó a la oposición “hacerse responsable de sus errores” y terminó ironizando con que JxC “dejó de ser Juntos por la Mentira y se transformaron en Juntos por la Tergiversación, porque tergiversan constantemente todas las acciones de este Gobierno, siempre están yendo en contra de todo lo que hacemos por el pueblo argentino”.

La flamante ley

El proyecto sancionado enumera cuáles son los principios de la educación ambiental integral, entre ellos los de abordaje interpretativo y holístico; el respeto y valor de la biodiversidad; la equidad; la igualdad de género; el reconocimiento de la diversidad cultural, el rescate y la preservación de las culturas de los pueblos indígenas; la participación y formación ciudadana; y el cuidado del patrimonio natural y cultural.

Se modifica la Ley 26.206 de Educación Nacional, agregando al artículo referido a los contenidos curriculares comunes a todas las jurisdicciones “la toma de conciencia de la importancia del ambiente, la biodiversidad y los recursos naturales, su respeto, conservación, preservación y prevención de los daños”.

La iniciativa crea la Estrategia Nacional de Educación Ambiental Integral (ENEAI), que estará a cargo de los ministerios de Ambiente y Desarrollo Sostenible y de Educación en articulación con el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) y el Consejo Federal de Educación (CFE).

Entre otras cosas, la ENEAI deberá generar y gestionar los mecanismos que faciliten el cumplimiento de la Agenda 2030 con sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS); impulsar la capacitación de funcionarios nacionales, provinciales y municipales; y elaborar, publicar y distribuir materiales de educación ambiental oficiales y gratuitos.

Cada jurisdicción dispondrá la modalidad de implementación en la agenda educativa de al menos una jornada o espacio de mejora institucional dedicada a la educación ambiental y dará debida difusión sobre la actividad y sus participantes, así como también entregará las correspondientes menciones por la participación.

Se crea también la Coordinación Ejecutiva de la Estrategia Nacional de Educación Ambiental Integral (CENEAI), que definirá las directrices, temáticas, prioridades y recursos para el cumplimiento de la ENEAI, con asesoramiento de un consejo consultivo que contará con representantes de todos los sectores.

Se agrega que, con motivo de celebrarse el 5 de junio de cada año el Día Mundial del Ambiente, cada jurisdicción deberá promover una acción comunitaria en la que se fomente el “Compromiso Ambiental Intergeneracional”, en el cual las personas puedan  establecer un pacto de responsabilidad con el ambiente y las generaciones sucesivas.

San Luis 24 Redacción Buenos Aires

× Whatsapp