La Cámara de Diputados de Chile rechaza el proyecto para despenalizar el aborto

El texto, que propone la despenalización del aborto hasta las 14 semanas, quedó archivado, aunque podrá ser presentado nuevamente. La iniciativa no contaba con el respaldo del Gobierno de centroderecha del presidente Sebastian Piñera.

La Cámara Baja de Chile rechazó este martes 30 de noviembre el proyecto de ley que buscaba ampliar el acceso legal de las mujeres al aborto hasta las 14 semanas de gestación.

“La Cámara rechazó una moción que modifica el Código Penal para despenalizar el aborto consentido por mujeres dentro de las primeras 14 semanas de embarazo. El proyecto está archivado”, publicó la Cámara Baja en Twitter después de la votación.

Los diputados de la Cámara habían decidido a finales de septiembre mediante otra votación estudiar y debatir el proyecto de ley. Sin embargo, luego de un intenso debate, con 65 votos en contra, 62 a favor y una abstención, se resolvió no proceder con la tramitación de la legislación, uno de los principales objetivos del movimiento feminista.

En 2017, durante el gobierno socialista de Michelle Bachelet, el Congreso chileno aprobó la legalización del aborto, pero solamente en tres escenarios concretos: cuando la vida de la madre está en peligro, cuando el embarazo es resultado de una violación o cuando el feto presenta complicaciones. 

La despenalización del aborto ahora quedará archivada, al menos por un año, momento en el que podrá volver a presentarse el proyecto y deberá recorrer las Cámaras nuevamente. Pese a esto, no hay que descartar la posibilidad de ingresar un proyecto similar en el corto plazo.

Esta resolución despertó un fuerte malestar en las agrupaciones civiles y feministas y en las diputadas del bloque que estaban a favor de un aborto libre y seguro.

Versiones opuestas luego de la definición en Diputados

Tras la votación de este martes, la diputada Maya Fernández, promotora de la iniciativa, rechazó la decisión de la Cámara, así como lo hicieron varios colectivos y movimientos nacionales a favor de los derechos de las mujeres. 

“Muchos todavía prefieren que haya abortos clandestinos donde las mujeres son sometidas a condiciones inhumanas”, escribió Fernández en Twitter.

Por su parte, la diputada de izquierda Maite Orsini –otra de las referentes que impulsaron la norma-, sentenció que perderán “todas las veces que sea necesario para ganar una aborto libre, legal y gratuito”; también confirmó que presentarán un nuevo proyecto, sin fecha confirmada pero que lo harán “hasta el final”.

La contracara fueron los representantes conservadores de la postura anti aborto, muchos de ellos defendiendo su opinión con argumentos religiosos por sobre las explicaciones médicas.

Uno de los que tomó testimonio tras la victoria fue Diego Schalper, de Renovación Nacional, alegó que “la mujer tiene derecho sobre su cuerpo, pero el niño por nacer no constituye parte de él”.

“No porque se comentan delitos en el extranjero quiero que se cometan en Chile”, añadió, en referencia a la aprobación que se produjo en Argentina a principio de 2021 y que fue puntapié para que la discusión se instalara nuevamente en el parlamento chileno.

Algunos estudios indican que desde la prohibición total que se produjo en 1989, durante la dictadura de Augusto Pinochet, se realizaron 70 mil abortos clandestinos por año.

Fuente: France 24