La condena a Nahir reavivó la polémica por una modificación al Código Penal

AUDIO: Rafael Berruezo.

{mp3}RafaelBerruezo0407{/mp3}

 

Ayer un tribunal condenó a prisión perpetua a Nahir Galarza a prisión perpetua por matar de dos disparos con la pistola nueve milímetros reglamentaria de su padre policía a su novio, Fernando Pastorizzo, de 20 años. La joven, de 19 años, se convirtió en la mujer más en recibir la pena máxima en la historia judicial argentina.

 

El penalista Rafael Berruezo explicó que una reforma al Código Penal de 2004 estableció que un condenado a prisión perpetua puede pedir la libertad condicional luego de 35 años de encierro.

 

“En este caso (el de Galarza) se le aplicó la modificación del artículo 14 del Código Penal que establece que los condenados por delitos como el homicidio no gozarán de la salida condicional”, explicó. En ese sentido señaló que la joven pasará el resto de su vida encerrada en un instituto penitenciario.

 

Claro que en este punto empezará a pesar los eventuales planteos de inconstitucionalidad que hará el defensor de Galarza. Además, Berruezo señaló su disconformidad con la modificación al inciso primero del artículo 80 del Código Penal que agregó como agravante de un homicidio la relación de pareja mediare o no la convivencia, es decir el noviazgo.

 

Ese fue el agravante que el tribunal entrerriano le aplicó a Nahir. “Me parece una exageración”, dijo Berruezo sobre ese inciso del artículo 80.

 

El tribunal no tuvo en cuenta otro agravante, el de la alevosía, ya que Nahir le disparó a Fernando por la espalda, es decir que actuó “sobre seguro”.