La defensora de Fernández insistió con que fue un accidente

Ayer, la abogada defensora de Héctor Fernández del imputado pidió su inmediata libertad y el cambio de carátula del expediente por el mortal choque y vuelco ocurrido en la noche del domingo 9 de junio en cercanías del Peaje Cruz de Piedra y que dejó un saldo de cuatro muertos. 

 

En un escrito atípico por su brevedad, la abogada María Belén Levingston sostiene que se trató de un accidente de tránsito, de un homicidio culposo y que no existía “una supuesta disputa o mal entendido entre mi defendido y los ocupantes del vehículo, como tampoco seguimiento con intención de agresión”.

 

“Sólo un actuar imprudente, negligente, totalmente inconsciente por su estado alcohólico, por lo que estimo que sin ánimo de equivocación VS puede mutar la calificación legal dada en un principio”, pide Levingston en su escrito.

 

En síntesis, y si bien hubo cuatro muertos, la abogada apuntala el cambio de calificación en el evidente estado de ebriedad en el que conducía Fernández. Pese a haber pasado por una estación de peaje y recorrer varios kilómetros zigzagueando, ninguna autoridad intervino para poder evitar la desgracia.